De madres y abortos

De madres y abortos

Hijos deseados y amados desde el vientre de una mujer. Autonomía y dignidad para las mujeres.

16 de mayo 2018 , 12:00 a.m.

El mes de mayo, desde hace años, tiene para mí un extraño significado. Es un mes que nos obliga a pensar en las mujeres, pero de distintas maneras.

Hace casi exactamente doce años (10 de mayo de 2006), un fallo de la Corte Constitucional despenalizó y legalizó tres causales para la interrupción voluntaria del embarazo. No obstante, en ese mismo mes de mayo, no hay manera de escapar al entusiasmo de una cultura aún muy maternalista para festejar el Día de la Madre.

No me choca en absoluto tener que pensar y festejar estos dos acontecimientos, que, muy obviamente, significan la autonomía de las mujeres colombianas. Un deseo legítimo de no ser madre por las razones que sean y un deseo legítimo de ser madre, pero esta vez de serlo desde el deseo.

Hijos deseados y amados desde el vientre de una mujer. Autonomía y dignidad para las mujeres. Amor a la vida, pero no a cualquier vida. A una vida deseada y proyectada en un futuro posible. No a esta vida que le tocó a la niña del barrio Santa Fe.

Por estas razones, en absoluto incompatibles, festejo estos 12 años de una sentencia que abrió el país a la modernidad, permitiendo que mujeres, adolescentes y niñas, sí, niñas (6.400 niñas de menos de 14 años son madres cada año en Colombia), puedan interrumpir voluntariamente y legalmente su embarazo, y, así mismo, me parece importante recordar lo que significa la maternidad, una maternidad deseada que ya no es una obligación, como lo fue para casi todas nuestras abuelas y bisabuelas, sino una opción.

Aprendamos a vivir un mundo plural, tolerante, sin dogmas y, por esto mismo, apasionante.

Claro, siempre y cuando el Día de la Madre no se vuelve el día más violento del año, hecho que no es un muy buen síntoma de lo que significa aún la familia, esta sagrada familia que uno de nuestros candidatos sigue reclamando: papá, mamá, niño y niña, y el Sagrado Corazón colgado en la sala de la casa.

Y sí, ojalá Colombia, una nación laica desde 1991, no siga obligando (solo 1 por ciento de los abortos de Colombia se atienden en el marco del sistema de salud debido a la persistencia de inequidades y absurdas barreras de acceso a un aborto legal) a las mujeres a ser madres cuando no es el momento o cuando se inscriben en una de las tres causales despenalizadas. Quizás tendríamos un mejor país y unos niños y niñas más felices.

Sé que me van a criticar de nuevo cuando trato de explicar por qué estos dos eventos son compatibles. Yo he abortado (hace 53 años) en París, 10 años antes de la legalización total francesa (ley Veil, 1975) y, algunos años después, ya en Colombia, fui madre dos veces desde un profundo deseo de serlo.

Esto es exactamente lo que intento transmitirles hoy. Opciones y posibilidades para vivir mejor que hoy nos permite el avance de muchas legislaciones, fallos, jurisprudencias y decretos desde un Estado social de derecho pluralista, multicultural y laico.

Aprendamos a vivir un mundo plural, tolerante, sin dogmas y, por esto mismo, apasionante. En estos tiempos de proyecciones y reflexiones que nos lleven a soñar y construir un mejor país, pensemos un momento en madres felices y en hijos e hijas que tengan la posibilidad de vivir una infancia plena, y en una posibilidad de decir no a la maternidad sin tanto estigma, barreras y visiones de un Dios castigador.

FLORENCE THOMAS
* Coordinadora del Grupo Mujer y Sociedad

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.