De fuera de lugar y penalti en fútbol y política

De fuera de lugar y penalti en fútbol y política

El fútbol me está ayudando a entender el panorama político de hoy.

26 de junio 2018 , 08:10 p.m.

Puede parecer extraño que una feminista como yo quiera hablar hoy de fútbol, pero en estos días de fiesta mundial resulta imposible permanecer indiferente a las pasiones que genera este deporte, aún tan varonil y que, por lo menos ahora, nos permite concentramos en algo diferente a una campaña política que a todas, a todos, nos dejó extenuados, como si hubiéramos jugado de titulares una temporada completa de la liga Postobón, con la amenaza inminente de un descenso de categoría. Porque, pensándolo bien, fútbol y política se parecen más de lo que creemos.

Solo tuve hermanos e hijos varones, así que sobre el fútbol, la vida misma me llevó a adentrarme en ese mundo de reglas y ritos y en ese extraño vocabulario propio de un deporte que hoy por fin creo entender. Ya sé qué es un fuera de lugar (aun cuando sigo pensando que todos los jugadores siempre están en su lugar), un penalti (esto sí es fácil entender, es la pena máxima) y un tiro de esquina (peligroso, muy peligroso, pero no fatal). Y, en cuanto feminista, la vida me permitió también acercarme inevitablemente a los ritos de la política y a sus impactos en la vida cotidiana de mujeres y hombres. Imposible ser feminista y no interesarse en lo político, sería un contrasentido.

Y mientras más partidos veo, más pienso que el fútbol me está ayudando a entender el panorama político de hoy, aún incierto en tanto seguimos esperando con ansias el anuncio de las nóminas titulares que alinearán estos cuatro años y la confirmación del nombre del verdadero técnico que estará detrás del planteamiento táctico del encuentro.

No dejo de pensar en la utilidad que tendría este sistema (VAR) para controlar un poco la vena teatral de nuestros políticos.

Veo, muy concentrada, el partido de Croacia contra Argentina y, ante la derrota albiceleste, pienso que no será fácil armar la nómina del combinado rival con tantas figuras que, al parecer, no se hablan entre ellas y en la que ahora nos quieren hacer creer que todo depende de la habilidad de un solo hombre. No podemos, desde mi humilde opinión, cargar toda la responsabilidad en un solo jugador, o si no, miren a Messi; nunca había visto a un hombre tan triste sobre la cancha.

Ya en mi cuarto partido, mis hijos insisten en explicarme de nuevo el off side, y sin prestarles mucha atención pienso en todos los políticos que están fuera de lugar, del lugar de los derechos, del lugar de una democracia incluyente, del lugar del otro, de la otra, del lugar de la diversidad y de una cierta idea de felicidad que las mujeres de mi edad han aprendido a cultivar.

Para mi quinto compromiso, veo un equipo de Costa Rica que, enfrentado a los cariocas, se crece en jerarquía, y comienzo a sufrir mientras pienso en esta manía de las feministas de estar siempre del lado de los que van perdiendo (una voz interna, sin embargo, me recuerda que perder es ganar un poco).

Por fin, me explican lo del BAR (yo había pensado que era un momento en que los árbitros podían ir a tomarse una copa durante el partido, pero luego me doy cuenta de que se escribe VAR), y no dejo de pensar en la utilidad que tendría este sistema para controlar un poco la vena teatral de nuestros políticos.

Sé que viene una temporada intensa. Las feministas, como siempre, estamos preparadas para resistir, para gritar los penaltis y señalar, cada vez que sea necesario, los fuera de lugar. Todos esperamos juego limpio, pero si el compromiso sube de intensidad, amigos hombres, no nos esperen en la casa... estaremos en las calles.

FLORENCE THOMAS
* Coordinadora del Grupo Mujer y Sociedad

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.