El gatillo en la memoria

El gatillo en la memoria

El analista David Rieff habla sobre 'el precio de recordar' en la guerra y el posconflicto.

22 de agosto 2017 , 12:00 a.m.

Ahora que empieza a calentarse la contienda electoral –y se sabe que el fuego que convierte las frases en lava aún no ha llegado a su punto más alto– vale la pena recordar al analista político norteamericano David Rieff, quien estuvo el año pasado en Colombia, se refirió al conflicto armado y dijo cosas que no a todos les gustaron. Pero puso a pensar a la gente, que debe ser, sin duda, uno de los principales propósitos de un analista.

Anda por estos días en América Latina hablando del ‘Elogio del olvido’ (o ‘Contra la memoria’), uno de sus libros más polémicos. A su agudeza han ayudado el hecho de haber visto de cerca la cruda realidad de la guerra –como cronista visitó en álgidos momentos Bosnia, Ruanda, Kosovo y Liberia, entre otros escenarios del terror– y haber crecido oyendo los análisis profundos y documentados de su madre, la escritora y ensayista Susan Sontag.

Polémico, Rieff confiesa que en otros tiempos pensaba como el filósofo George Santayana, quien asegura que “aquellos que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo”. Pero cuenta que cambió radicalmente la manera de pensar luego de ser testigo del conflicto: “Pude ver los efectos nefastos del uso de la memoria como arma de guerra”, dijo en España. Y la semana pasada, en entrevista con la revista ‘Ñ’, en Buenos Aires, completó esta idea: “Mi experiencia en Bosnia me mostró que el precio de recordar en ocasiones es altísimo; la gente se mataba por cosas ocurridas cuatro o cinco siglos antes”.

Rieff ha lanzado recientemente frases que en países como Argentina y Chile, que estuvieron sometidos a la brutalidad de largas dictaduras, llevan a cuestionarse sobre si la memoria debe formar parte de una reparación moral indispensable o, por el contrario, constituye un gatillo siempre listo para disparar dosis poco convenientes de rencor y de venganza.

Indispensable volver a pensar en sus planteamientos –con todo el derecho a disentir, si es el caso– en las primeras elecciones que tendremos después de firmada la paz con las Farc, y precisamente cuando se requiere de gran tacto para emprender la reconstrucción del país mientras el debate político se alimenta de la guerra –de los acuerdos y de las negociaciones logradas y del posconflicto que apenas comienza– como el más álgido de los temas de la agenda.

FERNANDO QUIROZ@quirozfquiroz

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA