El capital del canal y otras tristezas

El capital del canal y otras tristezas

Con todo respeto, pienso que la ciudad no solo merece un canal mejor, sino un alcalde mejor.

17 de marzo 2017 , 12:00 a.m.

Gonzalo Guillén denunció en Semana.com la cifra primorosa de los sueldos que devengan altos funcionarios de Canal Capital, sueldos que los contribuyentes bogotanos, de cuyos bolsillos salen, darían por bien pagos si los ultraprivilegiados ejecutivos hubieran mantenido e incrementado la calidad que les brindó Canal Capital a los televidentes durante los cuatro años de la administración Petro, como lo registra Laura Gil en su columna de El Tiempo (15 de marzo de 2017).

Guillén dice que los sueldos de los funcionarios del Canal Capital en la administración actual, que preside el urbanizador (no confundir con urbanista) Enrique Peñalosa, se les pagan por no hacer nada y por el mérito indiscutible de haber reducido la elevada audiencia que captó el canal a un número insignificante de teleespectadores que no alcanza a los ocho mil, en promedio, y que va en descenso. “Resulta evidente ―dice Laura Gil— que así como la gerencia de Hollman renovó parrilla y equipo, Darío Montenegro (el actual gerente) haría lo propio. Pero ¿por qué tirar al bebé con el agua sucia? Los programas de opinión casi desaparecieron, la cultura recibe trato de entretenimiento y los noticieros son asépticos, insulsos y poco novedosos. ¿Qué incentivo tiene uno para sintonizar el nuevo canal?” Lo de “nuevo” es cortesía de la columnista.

Casualmente hará unos quince días escuché pregunta similar en boca de unas personas vinculadas al oficio periodístico, no en puesto de columnistas de opinión, reporteros, redactores, ni nada de eso. Modestos vendedores de prensa, que ofrecen a los transeúntes ejemplares impresos de los diarios y revistas que se publican en el país, Héctor y Susana solían comentarme los programas emitidos por Canal Capital hasta diciembre del 2015. Se desayunaban con ‘El primer café’, de Antonio Morales, se informaban por el excelente noticiero de la mañana, modelo de agilidad, imparcialidad y objetividad, y por la noche no se perdían ninguno de los excelentes programas de opinión (en los que participaban sin restricción ninguna figuras de todas las corrientes políticas e ideológicas), y se mantenían actualizados con la actividad internacional que en Canal Capital se trataba mediante análisis de profundidad y en todas sus aristas.

Cuál debe ser el rol de los canales públicos nacionales o regionales. ¿Deben ser transmisores netos de entretenimiento, o contribuir a la educación de los ciudadanos?

¿Qué pasó con el Canal Capital —me preguntó Héctor— que era tan bueno? Eso de ahora no se puede ver, lo volvieron una cosa farandulera que ni a nosotros ni a los hijos y nietos nos deja ninguna enseñanza ni provoca interés. Qué lástima. Acabaron con una de las cosas buenas que tenía Bogotá”. Como anota Gonzalo Guillén, la pérdida de sintonía del canal bogotano permite señalarlo como técnicamente apagado.

El gerente actual, Darío Montenegro, con la insolencia que le permite su sueldo de dieciocho millones (¿cuántos trabajadores de la ETB ganarán esa suma?) ha respondido que el canal está mejor que nunca, con una sintonía que hace temblar a los demás canales, y por supuesto denigra a la loca de la gestión realizada en la administración anterior. Laura Gil le responde sencillamente: “Debería (Montenegro) confrontar los meses de la actual alcaldía (2016 y 2017) para comprobar que el canal había superado con creces los meros 8.000 televidentes promedio que él presenta hoy como todo un éxito. Vería entonces que el canal está en precipitoso declive”.

El concejal progresista Hollman Morris hará la próxima semana un debate sobre Canal Capital, no para referirse a una cuestión (escandalosa, pero baladí) como la de los sueldos monstruosos, sino para plantear un asunto fundamental que a todos nos incumbe. Cuál debe ser el rol de los canales públicos nacionales o regionales. ¿Deben ser transmisores netos de entretenimiento farandulero e insustancial, o su misión es la de contribuir con contenidos de alta calidad (amenos, sí, y atractivos como los proponía el antiguo Canal Capital) a la educación de los ciudadanos, dentro de un auténtico esquema de información pluralista y de opiniones diversas que le suministren a la audiencia elementos para pensar y decidir correctamente? Será un debate trascendental que no puede pasar inadvertido en los medios ni en el público.

¿Más cárceles y menos bosques?

El alcalde mayor del Distrito Capital está alarmado por la insuficiencia de cárceles en la ciudad y pide que se construyan más. ¿Será parte de su ambicioso proyecto de invertir en la niñez? También le parece a Enrique Peñalosa que los vecinos de seis barrios al occidente de Bogotá, desarrollados alrededor del hermoso bosque de Bavaria, no tienen derecho a gozar de ese pulmón natural que les da, a ellos y la ciudad, una calidad de vida superior, cuando se pueden talar esos árboles (ya no se trata de “un potrero sin árboles”) y construir allí un conjunto de doce mil viviendas, donde serán hacinados, y sin aire para respirar, algunos cientos de personas.

En el momento en que la ONU y los organismos pertinentes recomiendan arborizar las ciudades, incrementar los bosques urbanos, aumentar los parques y las reservas ecológicas, como la manera más eficaz de combatir el cambio climático, el alcalde urbanizador procede en la dirección contraria y prefiere priorizar el cemento sobre la vida.

Como apostilla de su columna, acota Laura Gil: “El país y la ciudad se merecen un mejor canal. Enrique Peñalosa, también”. Con todo respeto, pienso que la ciudad no solo merece un canal mejor, sino un alcalde mejor.

ENRIQUE SANTOS MOLANO

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA