Alerta, honorables concejales del D. C.

Alerta, honorables concejales del D. C.

No se dejen engañar y examinen si ese decreto con el que los van a engatusar no está envenenado.

20 de octubre 2017 , 12:00 a.m.

En las últimas semanas ha venido creciendo la inquietud entre la ciudadanía por dos de los proyectos pilares del plan de desarrollo de la administración Peñalosa: la troncal de TM séptima (TM7) y el metro elevado (ME). Además, los ciudadanos no se explican por qué se frenó arbitrariamente el proceso de consulta revocatoria del alcalde de Bogotá D. C. y se desconocieron los cientos de miles de firmas que lo apoyaron. ¿Tiene el CNE patente de corso para violar la Constitución? Este ejemplo de ilegalidad descarada en el ejercicio del poder (también llamada corrupción) ¿es el que se les da a los ciudadanos al tiempo que se les invita a luchar contra la corrupción?

Ahora, honorables concejales del D. C., que sin mayor examen han venido aprobándole a la administración Peñalosa (muchos de ellos contra su convicción) los cupos de endeudamiento para la TM7 (2,6 billones como cuota inicial) y se disponen a avalar el uso de vigencias futuras ordinarias para el aporte de Bogotá al TM (4 billones y pico), me permito con todo respeto hacerles un llamado de alerta sobre esas vigencias que, como están planteadas, son ilegales de punta a punta. Les conviene prestar la mayor atención a lo siguiente:

Los altos funcionarios de la administración Peñalosa les contaron a los concejales de Bogotá, en la presentación del proyecto ME para el trámite de vigencias futuras ordinarias, que la “declaratoria estratégica” fue establecida en el artículo 12 de la Ley orgánica 819 de 2003 como un requisito para aprobar vigencias futuras ordinarias cuando el proyecto de gasto de inversión supere el periodo del gobernante, pero que la ley no estableció requisitos a los consejos de gobierno para dicha “declaratoria estratégica”.

Sin embargo, se les olvidó a los funcionarios contarles a los concejales que, posteriormente, la Ley orgánica 1483 de 2011 estableció requisitos severos para otorgar la “declaración estratégica” a los consejos de gobiernos de las entidades territoriales, y que el requisito principal establecido por la ley es la ingeniería de detalle.

Los “estudios de factibilidad” que se han presentado sobre el proyecto del metro elevado de Bogotá carecen, en su totalidad, de ingeniería de detalle

Precisamente, los “estudios de factibilidad” que se han presentado sobre el proyecto ME de Bogotá carecen, en su totalidad, de ingeniería de detalle. Ese pequeño detalle u omisión es el que hace inviable la aprobación por el Concejo del uso de las vigencias futuras ordinarias, que exceden el período del gobernante, para asegurar la participación de Bogotá en la financiación del ME.

El proyecto del metro subterráneo (MS) trabajado durante años y presentado por la administración Petro fue aprobado por el Conpes, y se lo declaró estratégico, porque aparte de los demás requisitos exigidos por la Ley 1483/2011, cumplía al pelo con la ingeniería de detalle. Lo aprobaron el BID, el Conpes, el BM, y hasta se le giró un cheque por nueve billones al alcalde Petro para asegurarle el aporte de la nación, si el Distrito a su vez aportaba los 4 billones que le correspondían a Bogotá. Petro cumplió también con ese requisito.

Por qué Peñalosa, tan pronto asumió la alcaldía, tiró a la basura un proyecto que cumple con la ingeniería de detalle, y montó otro que improvisó estudios sobre los del MS, y que nunca pudo efectuar la ingeniería de detalle, y por qué el Gobierno Nacional apoyó semejante adefesio, es un misterio que deberá descifrar el mago de Oz.

Qué es la ‘ingeniería de detalle’, creo haberlo dicho en otra columna, pero no sobra repetirlo. Es la ingeniería que permite conocer a cabalidad, paso por paso, cuáles van a ser los costos reales del proyecto. Sin ingeniería de detalle es seguro que el costo de un proyecto calculado en diez terminará siendo de cien. (Metro de Medellín, por ejemplo).

Y vamos al punto que les interesa a los honorables concejales. En el Ministerio de Hacienda, para hacer gala de solidaridad con el señor alcalde mayor de Bogotá (también llamado “alcalde menor” por los ya embejucados ciudadanos), se ingeniaron un proyecto de decreto para anular el literal (e) del decreto 2767 de 2012 reglamentario de la Ley orgánica 1483 de 2011, que establece el requisito de la ingeniería de detalle para los proyectos regionales que se consideren de importancia estratégica.

Cuando ese borrador de proyecto se convierta en decreto, desaparecerá el requisito de las vigencias futuras y el ME tendrá vía libre para disponer de ellas

Qué felicidad. Cuando ese borrador de proyecto se convierta en decreto, desaparecerá el requisito de las vigencias futuras y el ME tendrá vía libre para disponer de ellas. Sin embargo, no nos apresuremos a celebrar. En sentencia del Consejo de Estado (14 de julio de 2011. Ref.: 2009-00032-02), la consejera ponente, María Claudia Rojas Lasso, expuso las siguientes consideraciones de la sala:

“Ha sido definido jurisprudencialmente, con fuerza de cosa juzgada absoluta, que la división de Apoyo Fiscal del Ministerio de Hacienda y Crédito Público carece de competencia para fungir como autoridad doctrinaria o para interpretar por vía de autoridad la normativa constitucional y legal en materia tributaria o presupuestal de las entidades territoriales”. En otras palabras, que el Ministerio de Hacienda no está legalmente facultado para reformar una ley orgánica ni para modificar sus decretos reglamentarios, de donde el proyecto de decreto con el que pretenden suprimir el requisito de la ingeniería de detalle no sería legal, y tampoco está autorizado el presidente de la República para modificar o alterar una ley orgánica o sus decretos reglamentarios.

En consecuencia, honorables concejales, aprobar el uso de vigencias futuras, sean ordinarias o especiales, sin el requisito de la ingeniería de detalle, que no puede ser suprimido por ningún decreto ordinario, los pondría a ustedes ante una situación judicial muy delicada. No se dejen engañar y examinen bien si ese decreto con el que los van a engatusar no está envenenado. Pueden consultarlo en la página web del Ministerio de Justicia (http://www.minhacienda.gov.co/HomeMinhacienda/)
y elevar consultas ante el Consejo de Estado sobre la legalidad o ilegalidad de tal decreto, ahora en borrador, con la firma del ministro de Hacienda. Pónganle bolas, señores concejales, que eso también es parte de sus obligaciones.

En próximas columnas veremos las conclusiones del foro ‘El mejor metro para Bogotá’ y el análisis del concejal Hollman Morris sobre el ME, publicado en ‘Las2orillas, y otros textos que demuestran la inviabilidad técnica y urbanística tanto del ME como del TM7. Los funcionarios de la administración sólo esgrimen como respuesta a las críticas que “eso no tiene vuelta de hoja”. Lo único que no tiene vuelta de hoja son los hechos cumplidos, y tanto el ME como el TM7 están muy lejos de ser un hecho cumplido. La ciudadanía tiene la palabra.

ENRIQUE SANTOS MOLANO

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA