Época de las vacas flacas

Época de las vacas flacas

Hoy son más las muertes en Caracas, la ciudad más peligrosa del mundo, que en un país en guerra.

10 de abril 2017 , 02:31 a.m.

Era la década de 1920, específicamente 1922; mientras que las grandes potencias europeas se recuperaban de los estragos ocasionados por la Gran Guerra, en Zulia, Venezuela, un accidente petrolero provocó que se perdieran 900.000 litros de petróleo cada uno de los 9 días que duró ‘El Reventón’. Luego de aquello los ojos del mundo se fijaron en Venezuela y el país se volvió tan rico como ignorantes sus dirigentes, quienes, aun cuando solo recibían 16,6 por ciento de los ingresos provenientes de la explotación petrolera, fueron capaces de pagar en su totalidad la deuda externa y modernizar al país en cosa de pocos años.

Así de rica es Venezuela y así de fácil, con un caudillo cuyos únicos conocimientos eran sobre cómo llevar las riendas de una hacienda, este país se recuperó de la época de derroche de Antonio Guzmán Blanco y del endeudamiento que Cipriano Castro se negó a acarrear.

Hoy, 95 años después de la época de las vacas gordas, Venezuela está pasando por la peor etapa de toda su historia. Siendo el país con las mayores reservas de petróleo en todo el planeta, la pobreza que aquí se observa es comparable con la de varios países africanos y son más las muertes violentas en Caracas, la ciudad más peligrosa del mundo, que en un país en guerra como lo es Irak. Este ha sido el desenlace de Venezuela en 18 años.

Y desde que el primer presidente chavista se puso la banda presidencial desde el hombro izquierdo, la situación del país ha desmejorado mucho más, en marzo del 2017, casi 3 años de aquel fatídico día donde las miradas esperanzadas se volvieron ojos llorosos, los basureros de Venezuela se han vuelto la cuna de los recién nacidos muertos y abandonados, cuyas madres adolescentes no tienen la madurez ni los recursos para mantener, así como el bufet de aquellos niños desnutridos que caminan descalzos por las calles en busca de un pan que no esté tan duro para comerse y, por si quedaba duda, Caracas buscó afianzar su liderazgo en el tope de la lista de las ciudades más peligrosas del mundo con un acontecimiento que provocó que a los ciudadanos se les erizaran los vellos de la nuca, pues ahora no solo tenemos bebés muertos y niños hambrientos, sino también asesinos ¿Qué habrá pasado por la mente de aquel niño de 10 años cuando empujó el puñal contra el cuerpo de ese funcionario? De seguro la vida de las calles es la única que ha conocido y ha de estar más roto por dentro que cualquier víctima de violación, pero con eso nos hizo llegar al punto en el que ni siquiera podemos sentirnos seguros frente a un niño.

La historia nos dice que ni siquiera en los tiempos de la Guerra Federal se vivía tan mal como ahora. La gente se muere de hambre en las puertas de las oficinas del Estado, el 86 por ciento de los venezolanos no denuncian los crímenes porque no confían en el sistema judicial, se necesitan 12 salarios mínimos para adquirir la canasta básica y nuestro Presidente apenas cuenta con 8 por ciento de reconocimiento por parte de los ciudadanos. Esta es Venezuela en su época de vacas flacas.

ELLY HERNÁNDEZ
Estudiante de la Universidad Católica Andrés Bello, Venezuela.

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA