Aire que mata

Aire que mata

No hay excusa política, técnica o financiera para no considerar la calidad del aire una prioridad.

05 de septiembre 2017 , 12:00 a.m.

Quienes vivimos en Bogotá y tenemos niños menores de 5 años hemos experimentado noches enteras en salas de urgencias esperando una terapia de enfermedad respiratoria aguda (ERA) para nuestros pequeños.

Esto no es casualidad: la morbilidad asociada con ERA es una de las principales causas de consulta entre la población infantil, así como uno de los mayores responsables de muerte en la misma población. Y tiene mucho que ver con el grave problema de contaminación del aire de la ciudad, el cual se correlaciona con mayores índices de la enfermedad en mención y ha sido declarado uno de los principales desafíos ambientales en centros urbanos, según la Organización Mundial de la Salud. Que no se nos olvide, en nuestra próxima visita a urgencias, de que se trata de algo evitable y cuya solución se encuentra a nuestro alcance.

Sin embargo, esto no parece haber permeado los intereses de la Secretaría Distrital de Ambiente (SDA), en donde se habla más de lo que se hace respecto al creciente problema de salud pública asociado con la contaminación atmosférica. Esto lo he comentado en columnas previas (EL TIEMPO, 8 de agosto de 2017) y lo continuaré denunciando, en espera de que la Administración Distrital decida tomar medidas concretas y efectivas. Dada la forma en que evoluciona y madura la capacidad pulmonar de un ser humano, permitir que nuestros niños desarrollen tal capacidad en un ambiente nocivo implica condenarlos a potenciales quebrantos de salud que afectarán sensiblemente su condición de vida en la edad adulta, con monumentales costos sociales y económicos. No hay excusa ni justificación política, técnica o financiera para no considerar la calidad del aire una prioridad.

El problema se extiende más allá de la actual carencia de voluntad política e incluye una larga tradición en la SDA de negarse a documentar la contaminación de forma apropiada. Dicha entidad ha optado por usar indicadores que, sabiéndolos incorrectos, le ayudan a vender su gestión hacia una comunidad ignorante en estos temas. Desde hace largos años, la manera de reportar el nivel de polución se limita a una única cifra genérica para todo el territorio urbano, la cual se determina a partir del promedio anual de las mediciones realizadas cada 10 minutos en las 14 estaciones con que cuenta su red de monitoreo.

El problema se extiende más allá de la actual carencia de voluntad política e incluye una larga tradición en la SDA de negarse a documentar la contaminación de forma apropiada

Este promedio de promedios tiene graves limitaciones de significancia estadística, dada la alta variabilidad de los datos que le generan, y dice muy poco de las condiciones reales en la ciudad. Lo anterior debido a múltiples razones, que incluyen el efecto de enmascarar la grave situación de la zona centrooccidental al ponderarse esta con los niveles relativamente bajos de polución observados en el nororiente.

Según el actual indicador de promedio de promedios llevado a una cifra anual, en Bogotá se cumple la norma de calidad del aire establecida por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Dicho resultado implica que no habría necesidad alguna de ejecutar programas de descontaminación.

Claramente, esto no es correcto. Si se analizan los datos de la misma red de la SDA, se puede notar que las estaciones localizadas en el occidente presentan elevados niveles de concentración de material particulado (el contaminante más peligroso entre los que se miden), que exceden de forma permanente las normas antes mencionadas. Esto es una prueba, entre muchas otras, del grave desafío que enfrentamos y debería ser justificación suficiente para que la Administración Distrital se tome este asunto en serio. No hay modelo de ciudad moderna y sostenible que no empiece por una apuesta por un aire limpio, y hoy sabemos que la contaminación nos cuesta billones de pesos y miles de muertes evitables. ¿Es tan difícil entender que esto es una prioridad?

EDUARDO BEHRENTZ

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA