¿Justicia corrupta?

¿Justicia corrupta?

Difícilmente se puede consolidar la paz con una justicia permeada por el crimen y la inmoralidad.

12 de julio 2017 , 12:00 a.m.

Dolor moral se siente con los escándalos de corrupción en la justicia, que comprometen su legitimidad. Pareciera que se están acabando los “jurisprudentes sabios en la ciencia de la vida” y muriendo el magisterio moral que ejercían los jueces, desde cuando la insensatez, aún del todo no perdonada, convirtió en cenizas la justicia, inmolando las mejores inteligencias del derecho.

Desde la eternidad, lumbreras de la jurisprudencia y la probidad, como Darío Echandía, Antonio Rocha, Alfonso Reyes, Fernando Hinestroza, Manuel Gaona, Carlos Medellín, Luis Carlos Pérez, Carlos Gaviria, entre otros, estarán perplejos ante el desvío de ciertos administradores de justicia por los despeñaderos del delito. Como nunca, se han mancillado el honor, el respeto, la rectitud de conciencia y la dignidad de la Justicia. Hay una herida en el alma colectiva que es necesario remediar.

Los intentos de reformar la justicia se estrellaron contra el muro de los conflictos de intereses de magistrados y congresistas, quienes con esguinces impidieron una transformación esencial. Es clamor general recuperar la confianza en la justicia y sepultar privilegios oprobiosos. El sistema judicial sigue en crisis. La respuesta no puede ser solo la cárcel para quienes delinquen. Se impone una reestructuración a fondo de la organización y funcionamiento del Estado, que supere los reiterados taponamientos institucionales propiciados desde las cumbres de las tres ramas del poder, utilizando para ello los mecanismos extraordinarios previstos en la Constitución para reformarla.

Si a la mercantilización de la política se suma la de la justicia, es probable que estemos ad portas de la liquidación del maltrecho Estado social de derecho

Difícilmente se puede consolidar la paz integral si se mantiene una justicia permeada por el crimen y la inmoralidad. La justicia deshonesta es su negación. Divorcia el derecho y la moral con graves consecuencias para la convivencia social. Justicia comprada o vendida es la peor injusticia. Sus venalidades repugnan. Si a la mercantilización de la política se suma la de la justicia, es probable que estemos ad portas de la liquidación del maltrecho Estado social de derecho.

Quiera Dios que por indolencia institucional, pasividad social y pactos cómplices de algunas altas esferas del Estado, “de dejar hacer y de dejar pasar”, no termine convertida nuestra justicia en la misma que describió Dostoievski en los tiempos de los zares, cuando la comparó al alquiler de los carruajes, que cobraban de acuerdo con la distancia y de acuerdo con el pasajero.

Ángel Osorio, en el libro 'El alma de la toga', enseña que ante la ausencia de cualidades verdaderas en el abogado, “que vulgarmente lo prostituye”, la toga se convierte en un “disfraz irrisorio”. Es cuando “el abogado vende el alma para nutrir el cuerpo”.


DARÍO MARTÍNEZ BETANCOURT
*Exsenador de la República

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA