La 'Nueva agenda de seguridad vial urbana'

La 'Nueva agenda de seguridad vial urbana'

La meta de reducir en 50 por ciento los muertos y heridos por tráfico depende de una acción muy estricta de los Gobiernos nacionales y locales. La 'Nueva agenda urbana' proporciona una guía excepcional para lograrlo.

25 de octubre 2016 , 05:23 p.m.

Hábitat III en Quito fue la más grande reunión de las Naciones Unidas en la historia, con más de 36.000 participantes de 167 países, miles de organizaciones e instituciones, cientos de reuniones y eventos paralelos, y la adopción de la ‘Nueva agenda urbana’. Uno de los aspectos interesantes en este compromiso global por vivir en ciudades más equitativas es el tema de seguridad vial: alrededor de 600.000 muertes anuales producto del tráfico ocurren en las urbes y los principales afectados son peatones, ciclistas y motociclistas.

La ‘Nueva agenda urbana de seguridad vial’ busca múltiples elementos que tendrán un impacto profundo en el avance hacia la ambiciosa meta de los ‘Objetivos de desarrollo sostenible’: reducir a la mitad el número de muertos y heridos en el tráfico en el 2020, ¡para lo cual solo tenemos cuatro años! Los temas de seguridad vial incorporados en esta nueva agenda se relacionan a continuación y difieren en forma sustancial a la aproximación tradicional de hacer campañas y responsabilizar a los usuarios de las vías.

Movilidad sostenible y diseño urbano

Al reducir los viajes en automóvil y motocicleta mediante un diseño urbano compacto y de uso mixto, provisión de infraestructura para viajes a pie y en bicicleta, y oferta de servicios de calidad de transporte público, se disminuye la exposición al riesgo de choque o atropello (como está documentado en la publicación ‘Salvando vidas con transporte sostenible’). Si además las nuevas alternativas de movilidad sostenible cuentan con diseño seguro, se multiplica el efecto en reducción de muertes y heridos severos. Se trata, en resumen, de hacer ciudades más seguras mediante el diseño. Resulta muy grato ver esta visión reflejada en el texto de la ‘Nueva agenda urbana’ de forma tan explícita.

Aproximación a sistemas seguros (‘visión cero’)

Esta aproximación inicialmente adoptada acepta que cometemos errores y somos vulnerables y que es necesario compartir la responsabilidad de crear sistemas viales donde las fuerzas de choque no resulten en muerte o heridas graves. En este marco, los culpables no son las víctimas sino la forma como diseñamos y operamos la infraestructura. La aproximación a sistemas seguros o ‘visión cero’ ha sido adoptada por países de la OCDE y ha sido muy efectiva en mejorar sus indicadores a tasas menores de 4 muertes por cada 100.000 habitantes. Su adopción por países de ingreso bajo y medio, como nosotros, es fundamental porque estos concentran el 90 % de las fatalidades en el tráfico. Un elemento fundamental es la reducción de los límites de velocidad. Por ejemplo, tanto Ciudad de México como São Paulo bajaron sus límites de velocidad y lograron reducciones del orden del 20 % en muertes en el tráfico entre el 2014 y el 2015. Cambiar el paradigma de seguridad vial hacia acciones más efectivas es un avance muy importante de la ‘Nueva agenda urbana’.

Atención a usuarios vulnerables

Los peatones, usuarios de bicicletas y motociclistas representan el 49 % de las víctimas mortales en el tráfico. La ‘Nueva agenda urbana’ da reconocimiento especial a sus necesidades, con mención explícita de subcategorías: mujeres, niñas, niños, jóvenes, personas con discapacidad, adultos mayores y personas de bajos ingresos. Esto llevará a que los programas de seguridad vial tengan provisiones específicas para cada uno de los grupos vulnerables, y es consistente con el tema general de equidad consignado en la ‘Nueva agenda urbana’.

Enfoque especial para motocicletas

Las motos son el modo de transporte de mayor crecimiento en países en desarrollo (mayor a 10 % anual), facilitando acceso a oportunidades de la vida urbana. Pero al mismo tiempo es la categoría de víctimas de mayor crecimiento. La consideración especial para este grupo llevará a una legislación y programas específicos, desde el diseño vial, la señalización y los materiales de construcción, hasta las características de las motocicletas, los requerimientos de licenciamiento y el control de este grupo de usuarios. Es muy oportuno que este tema se identifique como crítico en la ‘Nueva agenda urbana’.

Conexión a impactos más allá de la seguridad vial

Los modos sostenibles tienen impacto en acceso, reducción de contaminación del aire y aumento de actividad física. La contaminación del aire es responsable de 3 millones de muertes anuales, mientras la falta de actividad física, de 3,2 millones de decesos cada año. Los modos de transporte sin motor ayudan a reducir emisiones contaminantes y a cumplir los mínimos de actividad física recomendados por la Organización Mundial de la Salud. Menos consumo de combustibles fósiles también contribuye a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, para ayudar a mantener el incremento de temperatura global por debajo de dos grados centígrados y evitar los impactos catastróficos del calentamiento global. Conectar la agenda de seguridad vial con otras agendas globales y locales permite que se busquen acciones integradas.

Viajes seguros al colegio

Cada día, 500 niños y niñas mueren en su viaje al colegio. La fundación FIA promueve el acceso seguro al colegio y presentó en Hábitat III un cortometraje poderoso, dirigido por Luc Besson: https://www.youtube.com/watch?v=fn2OZ7skots. La actriz Michelle Yeoh (protagonista de 'El tigre y el dragón'), embajadora de seguridad vial para el Decenio de Acción de la ONU, estuvo presente en múltiples sesiones. Ella insistió en la importancia de reducir la velocidad, proveer cruces peatonales seguros y carriles de bicicleta, para salvar vidas de niños y niñas como prioridad de la ‘Nueva agenda urbana’.

¿Qué sigue?

La meta de reducir en 50 % los muertos y heridos por tráfico establecida en los ‘Objetivos de desarrollo sostenible’ de la ONU, fue reafirmada en la Resolución A/70/L.44 en abril del 2016. Su logro depende de la acción muy estricta de Gobiernos nacionales y locales. La ‘Nueva agenda urbana’ proporciona una guía excepcional. Para avanzar se requiere una decisión política fuerte, capacidad institucional y presupuesto (sin recursos, los compromisos son solo un saludo a la bandera). Jean Todt, presidente de la Fédération Internationale de l’Automobile (FIA) y enviado especial de las Naciones Unidas para Seguridad Vial, dijo en Quito: “La seguridad vial debe ser parte de la movilidad sostenible” e insistió en que cada alcalde debe priorizar la seguridad vial en su ciudad.

Bogotá ha indicado su intención de avanzar en la ‘visión cero’ como guía de sus programas de seguridad vial, y también ha avanzado con un ‘Plan de seguridad vial motociclista’. Estas intenciones van en la dirección correcta y deben traducirse en vidas salvadas.


Darío Hidalgo

*Director de la Práctica de Transporte del Centro WRI Ross de Ciudades Sostenibles@dhidalgo65

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA