Políticos vs. gente

Políticos vs. gente

El malestar que tenemos es que los políticos y nosotros perseguimos objetivos distintos.

25 de diciembre 2017 , 11:23 p.m.

El gran malestar que todos los colombianos tenemos con los políticos está fundamentado en que ellos –los políticos– y nosotros perseguimos objetivos distintos.

Mientras todo el pueblo, todo es todo, sin importar el estrato, ni la religión ni la región, cree que tiene que haber una cuantiosa inversión social: en acceso a la salud que funcione y sea eficiente, servicios públicos de calidad, combustibles a precios cómodos para todos, educación de calidad y gratuita hasta el pregrado y para todos, sin importar el poder económico que se tenga, además de casas dignas y lugares adecuados para el sano entretenimiento y el ocio. Esos son nuestros objetivos.

Los de los políticos, en cambio, están concentrados en tener un crecimiento económico a ultranza, como sea, con el argumento de que si el país aumenta su producto interno bruto por cabeza, tendrá más dinero para invertir en lo social. Entonces, los políticos hacen reformas tributarias y recogen más impuestos, gravan a todo el mundo, a las empresas colombianas sobre todo (de manera que desestimulan el crecimiento de la industria nacional y la creación de nuevos empleos), y entregan los recursos naturales a las multinacionales. Así ha sido históricamente. Lo que sabemos nosotros, todos nosotros, es que no obstante haber tenido bonanza cafetera, petrolera, minera y hasta marimbera y coquera, no obstante haber tenido crecimientos económicos del 5 %, a pesar de eso, jamás les ha dado por hacer una fuerte, profunda y decidida inversión social en el sentido que nosotros queremos. Que satisfaga las necesidades urgentes que tiene el pueblo colombiano, todo el pueblo, sin importar raza, credo, condición económica o región.

Por experiencia sabemos que si aumentan la cifra del crecimiento económico y el producto interno bruto por cabeza, simplemente estos, los políticos, todos, sin importar partido ni región, tendrán más dinero para entregarse entre ellos y para robar con sus técnicas blancas (esas que no dan cárcel, que otorgan beneficios, que no obligan a pagar lo robado). Y nunca ese aumento en la cifra del crecimiento económico servirá para poner al día las enormes necesidades sociales que tiene esta democracia, es decir, todos nosotros como pueblo.

Así las cosas, usted bien puede votar por el que le parezca, pero no olvide que esa diferencia de objetivos y anhelos entre los políticos, todos ellos, y nosotros persistirá en el tiempo. Porque no hay un solo indicio en el ambiente de que eso vaya a cambiar. No cambiará –ni bobos que fueran ellos, los políticos todos–, porque las cosas como están los benefician a ellos, como siempre. No cambiará –como bobos que somos, todos–, porque estamos acostumbrados a este modelo cruel, a esa dinámica masoquista. Estamos acostumbrados a ser limosneros de unos gobiernos y unos políticos que cuando invierten en obras sociales se sienten altruistas, como ricos dando limosna al miserable.

No cambiará, mientras algunos medios de comunicación de cobertura nacional sigan metiendo miedo con el castrochavismo. Estrategia macabra que sepulta cualquier intención, venga de donde venga, de satisfacer las profundas necesidades sociales que tenemos. Y los políticos felices, claro, porque es el pueblo el que clama por ellos y la continuación del ‘statu quo’ que los enriquece a ellos, a todos ellos.

A nosotros, a todos nosotros, nos empobrece exponencialmente en la medida de los años. Porque esas necesidades sociales son la causa del narcotráfico, las guerrillas, los paramilitares, la delincuencia común, la crisis de valores humanos, civiles; en últimas, valores democráticos.

CRISTIAN VALENCIA
cristianovalencia@gmail.com

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.