¿Y qué dicen sus medias?

¿Y qué dicen sus medias?

Justin Trudeau ha logrado un nuevo tipo de diplomacia con sus medias.

10 de julio 2017 , 01:07 a.m.

LUXEMBURGO. Después de rigurosas observaciones, se ha podido comprobar que el primer ministro de Canadá, el inefable Justin Trudeau, ha logrado un nuevo tipo de diplomacia con sus medias. Diplomacia vestimentaria o táctica calcetinesca si se quiere.

Muy inteligente, dado que los hombres tienen menos opciones que las mujeres cuando se trata de la comunicación implícita de la ropa. Las mujeres expuestas al escrutinio público como políticas, empresarias, artistas, actrices pueden elegir toda clase de vestimentas, accesorios, estilos y colores, sutiles o extravagantes, para trasmitir un mensaje y expresar su personalidad.

Piense en Hillary Clinton o Angela Merkel en sus sastres de pantalón, indicativos de seriedad y eficiencia, en diferentes colores para apoyar una idea.

El presidente Trump es furiosamente criticado por sus vestidos, que parecen grandes; su bronceado anaranjado, su pelo artificial. No hace mucho fue gran noticia descubrir, por una foto, que usa cinta pegante para unir su corbata. Un detalle que habla más que mil palabras.

La popular Kate Middleton, duquesa de Cambridge y embajadora no oficial por excelencia de Gran Bretaña, usa, al igual que Michele Obama, vestidos confeccionados por diseñadores de los diferentes países que visitan para mostrar apoyo a la industria nacional, o usan los colores nacionales para hacer honor al país.
Steve Jobs, fundador de Apple, consiguió convertir su indumentaria, consistente en un saco cuello tortuga negro y jeans, en una especie de uniforme indicativo de la identidad que deseaba para sí mismo y para sus computadores: moderno, descomplicado, práctico.

También es bien sabido que los hombres en trajes completos bien modelados transmiten una imagen de poder y son tomados más en serio. Pero la selección es limitada, y por eso para los hombres públicos no es fácil enviar mensajes con la ropa. Quizás con la corbata, pero es demasiado obvio. Las medias, en cambio, son suficientemente discretas pero visibles.

Para la marcha reciente que celebraba el Día de Orgullo Gay en Toronto, Trudeau se puso medias de franjas de diferentes colores (como la bandera gay), con las palabras ‘Eid Mubarak’, en reconocimiento a la fiesta islámica que marca el final del ramadán y coincidió con el desfile. Con un par de medias hechas en Canadá, mostró solidaridad con dos comunidades y con la industria del país.

En visitas a distintas regiones de su patria, generalmente usa medias que muestran la patriótica hoja de arce, símbolo nacional. Para una reunión de la Otán en Bruselas se puso una media azul y una rosada con la bandera de la institución al lado. Hay una foto de Angela Merkel inclinándose a mirarle los calcetines a Trudeau.

Para algunos es un gesto pueril. Puede también parecer superficial, pero entre todas las aburridas medias oscuras y monocromáticas de la mayoría de los hombres, las de Trudeau llevan un mensaje que el mundo ha comenzado a notar, celebrar y aplaudir. Pocos tobillos de hombre habían dicho tanto.

Lo que Trudeau está haciendo es tomar ventaja de un hecho conocido: la ropa que uno elige definitivamente habla. Los libros sobre la psicología de la ropa son numerosos, como lo son también las investigaciones que muestran el significado tras las vestimentas que elegimos y que, más que cualquiera de los objetos que usamos, están en íntimo contacto con nuestro cuerpo y con cómo nos sentimos dentro de él.

Todo un lenguaje no verbal, con su respectiva psicología subyacente. Agréguele a eso nuestra tendencia, generalmente equivocada, a juzgar y muchas veces a tratar a la gente según la ropa que usa, y el simple hecho de vestirnos se complica aún más.
Por eso, más bien tengo una sugerencia para los señores que leen esta columna: ¿por qué no darles voz a sus pantorrillas con medias alegres y dicientes ‘a la Trudeau?’.

CECILIA RODRÍGUEZ

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA