Acosando a los hombres

Acosando a los hombres

A Comey le molesta que su nuevo jefe lo llame a menudo, pero no se atreve a rechazar las llamadas.

17 de junio 2017 , 12:00 a.m.

¿Quién habría pensado que un hombre importante, poderoso, físicamente imponente iba a convertirse en símbolo representativo de las mujeres víctimas del abuso sexual de sus jefes en el trabajo?

Eso es lo que ha pasado, sin ninguna intención seguramente, con James Comey, el exjefe del FBI, en los Estados Unidos. “Bienvenido a nuestro mundo, señor Comey”, repiten mujeres de todo el mundo en las redes sociales desde hace una semana, cuando fue interrogado en el Senado de su país sobre su abrupto despido.

“El jefe de James Comey lo deseaba solo, vulnerable e intimidado”, describe la revista Elle refiriéndose a la presión ejercida para forzarlo a abandonar una investigación que su jefe no quería.

Durante su testimonio, Comey, con aparente candor, describe los avances del presidente Trump destinados a lograr su objetivo. En una ocasión lo invita a una cena de trabajo y cuando llega, descubre que lo que él asumió que sería un evento de grupo es en realidad una cena ‘solamente para los dos’.

A Comey le molesta que su nuevo jefe lo llame a menudo, pero no se atreve a rechazar las llamadas. Como la ‘cena de trabajo’, esas conversaciones tienen un aire intimista e intimidante. Comey confiesa su incredulidad, y muchas mujeres sabemos de qué habla y por qué se sintió “aturdido” al encontrarse en situaciones potencialmente comprometedoras.

El jefe que insinúa que quiere algo de una subalterna sin explicar exactamente qué es, pero ubicando su petición en el marco de ‘lealtad’ y de posibles beneficios laborales. Si se niega, hay chance de despido. El jefe que siente que “hay algo especial entre nosotros”, como Trump le dice a Comey.

Las cosas llegan a un punto en el que Comey pide a sus subalternos no dejarlo solo con el Presidente. Igualmente, se encuentra haciendo esfuerzos para no mostrar ninguna expresión facial cuando hablan, por miedo a que el jefe piense que está acogiendo favorablemente ese tipo de atención y respondiendo cuidadosamente para no animarlo ni ofenderlo.

Cuando Comey se niega a ceder a las demandas presidenciales, que nunca fueron nombradas abiertamente, es despedido.

James Comey enfrentaba un problema resonante para las mujeres: tratar de no ceder a la coerción y, al mismo tiempo, evitar el riesgo de confrontación directa y despido

Todos conocemos bien esa historia. Jefes poderosos y depredadores que abusan de su poder para obtener lo que desean. Ese aire siniestro de coerción sobre una empleada indefensa que trata de evitar el acoso es tan pertinente para cualquier mujer.

“¿Por qué no dijo que no?”, le preguntó una senadora a Comey. “¿Por qué no dijo: ‘señor Presidente, esto es incorrecto’?”. Eso es lo que los abogados defensores de acosadores poderosos preguntan a las víctimas: “¿Por qué no reportó el abuso inmediatamente?”. “¿Por qué no renunció?”.

Comey enfrentaba un problema resonante para las mujeres: tratar de no ceder a la coerción y, al mismo tiempo, evitar el riesgo de confrontación directa y despido. Y como tantas mujeres, Comey lamenta no haber sido “más fuerte”. Las víctimas de acoso sexual en el trabajo piensan obsesivamente que quizás hicieron o dijeron algo para alentar los designios del jefe depredador. Los acosadores intuyen la inseguridad y saben cómo manipularla.

The New York Times escribió: “Señor Comey, usted no está solo. Muchas de nosotras hemos repetido en nuestra mente, una y otra vez, un encuentro que de repente tomó una vuelta espeluznante y coercitiva ¿Qué dije? ¿Mis señales no estaban claras? ¿Hice algo ambiguo? ¿Dije algo comprometedor?”.

Es difícil creer que un tipo de la importancia y el poder de Comey se sintiera indefenso ante los avances de su jefe. Aun así, su experiencia evoca la realidad inquietante del acoso sexual que tantas mujeres experimentan en el lugar de trabajo, hoy y cada día.

CECILIA RODRÍGUEZ

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA