Posconflicto con politiquería

Posconflicto con politiquería

Se sacrificó la eficiencia en la administración pública por el apoyo político, así de simple.

14 de agosto 2017 , 02:03 a.m.

Los últimos cambios que ha hecho el presidente Santos han dejado un mensaje muy claro: el posconflicto desde la perspectiva del alto Gobierno es imposible lograrlo dejando por fuera la politiquería. Es decir, todo cambia, inclusive pasar de la guerra a la paz, pero no en el ejercicio del poder político. Este último no ha tenido renovación y siguen imperando aquellos que la ejercen para promover no ideas, sino puestos y control de recursos públicos.

Para darle el beneficio de la duda al Gobierno, es muy posible que el Presidente sea menos romántico que muchos de nosotros y considere que conseguido el acuerdo de paz con las Farc, la etapa posterior no puede lograr algunos de los cambios necesarios si no cuenta con esa dosis de aquellos que aún manejan ese poder.

Las reacciones de varios columnistas sobre los nuevos nombramientos confirman esa dura realidad. Primero está el relevo de Sergio Jaramillo, a quien se le reconoce, ahora sí, que, gracias a no tener ninguna de las llamadas virtudes de quienes responden desde sus puestos a esos partidos políticos corruptos que tenemos, logró sacar adelante el acuerdo. Demostró que su distanciamiento de los barones electorales y su severidad con todos los actores señalaron que se necesita más cerebro que simpatía para lograr ser exitoso en semejante tarea. Sin embargo, su reemplazo es un político de vieja trayectoria que hace tiempo es embajador de Colombia en Bruselas. ¿Presión política para apoyos en el Congreso? Probablemente. Y su real aspiración es llegar a la presidencia.

Otra señal que no vale la pena mirar en detalle es que aquellos con gran responsabilidad en el proceso del posconflicto y hoy con mucho poder en el Gobierno, en vez de concentrarse exclusivamente en los grandes retos que enfrentan, siguen escuchando a los líderes de sus respectivos partidos políticos para controlar nombramientos en otras áreas de la administración pública.

¿Cómo convencen al presidente Santos? Muy fácil, garantizándole apoyos de esos grupos políticos en el Congreso de la República. También es fácil salir a criticar estos nombramientos, algunos de ellos fallidos, pero hacerlo sin mayor análisis no deja ver dónde está el problema.

No se trata de defender al Presidente o decir que bajó sus expectativas sobre lo que debe ser la verdadera paz. La pregunta cuya respuesta puede ayudar a entender dónde está el real problema de Colombia probablemente es la siguiente: ¿podría sacar el Gobierno los proyectos de ley cruciales para consolidar el proceso de posconflicto sin darles colombinas, para no hablar de ‘mermelada’, a estos partidos políticos, a los que no les interesa el país sino sus mezquinas metas? Probablemente no.

Se sacrificó la eficiencia en la administración pública por el apoyo político, así de simple, y, por consiguiente, el meollo de nuestro problema es la persistencia de estas agrupaciones políticas y sobre todo de sus directivos cuyas ambiciones personales, familiares y económicas son infinitas y las satisfacen acaparando el Estado. Imposible creer que quien ha logrado tanto, como conseguir el fin de la guerra con las Farc, no tenga conciencia del sacrificio que ha hecho. Pero de nuevo la pregunta es: ¿qué hubiera pasado en las sesiones del Congreso si a estos cargos o a otros que necesitaban un cambio hubiesen nombrado a otras personas, como Sergio Jaramillo, por ejemplo?

Con absoluta certeza, todo se lo habrían bloqueado, porque quienes manejan ese poder legislativo mediocre que hoy tenemos le habrían cobrado al Presidente por no tener nuevas cuotas burocráticas. Por ello, mientras no lleguen a la política masivamente personas capaces, que no utilicen sus posiciones como peldaños para satisfacer su insaciable ambición de poder, este país seguirá de frustración en frustración. La campaña presidencial que se avecina demostrará qué tanto los colombianos estamos dispuestos a que cambie esta política tradicional.

CECILIA LÓPEZ MONTAÑO
cecilia@cecilialopez.com

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA