Nobleza y Paz

Nobleza y Paz

La historia nos da la oportunidad de ser grandes y ser partícipes de este triunfo de la vida.

09 de octubre 2016 , 12:36 a.m.

El anuncio del Comité Noruego del Nobel de conceder al presidente Juan Manuel Santos el Premio Nobel de la Paz 2016 es un reconocimiento a los 220.000 colombianos muertos en esta terrible guerra. Es un mensaje de apoyo a los seis millones de colombianos obligados a dejar sus tierras para huir de la muerte. Es un homenaje a la vida y al esfuerzo de Colombia por vivir en paz.

Qué pequeñas se ven nuestras diferencias ante el espectro de la historia.

Cómo se desvanece el miedo cuando la humanidad entera rodea la paz en Colombia.

Qué envilecidas quedan las rencillas y qué ligeros los desacuerdos.

Las puertas abiertas del Palacio de Nariño para quienes se han opuesto a lo acordado también simbolizan el mensaje de paz. Es una generosidad de nuestro presidente Santos que debe ser entendida con grandeza y correspondida con sensatez y amor por Colombia.

Es hora de que los líderes espirituales y políticos se sumen al compromiso de no dilatar más el fin de la guerra.

Las instituciones religiosas, que hasta el momento tuvieron una posición tímida frente a la paz, tienen la oportunidad de reconocer el trabajo de miles de sacerdotes, monjas, pastores y laicos que han trabajado por ella. Tienen la posibilidad de unirse al apoyo del Santo Padre a un proceso que hoy está en las manos de todos los colombianos. Las voces de nuestros líderes espirituales deben gritarle al mundo que anhelan la paz, que protegen la vida, y salir de la espiral de odio en el que muchos cayeron. Son cristianos el arrepentimiento y el perdón.

Los líderes políticos tienen la oportunidad de deponer su vanidad y su ego y darles una oportunidad a las víctimas. No es momento de ambiciones políticas, de odio, de venganza, ni de cálculos electorales. No es momento de buscar que sea mía la pluma que redacta el mismo texto para que sea yo quien tenga la gloria. Dejemos los personalismos y los caudillismos, depongamos la agenda electoral y avancemos sin descanso por la paz.

Hay quienes se resistían a la paz y ya han dado pasos para alcanzarla. Reconocer las mentiras y los errores fue un gran gesto. En lugar de recriminar y expulsar a quien se atrevió a decir la verdad, sigamos avanzando para desenmascarar las falsedades y desde la verdad, sellar el acuerdo para alcanzar una paz estable y duradera.

Las marchas de estos días son esperanzadoras. Los jóvenes y las víctimas son un gran ejemplo de persistencia y amor por Colombia. Cualquier paso debe respetar sus derechos y garantizar su futuro. Los líderes políticos están notificados, necesitamos propuestas concretas y limitadas a modificar los acuerdos, no están en juego los avances logrados como sociedad.

Gracias, presidente Santos. Usted empezó el proceso cuando había pocas esperanzas de un acuerdo; insistió ante las dificultades y dio un gran ejemplo de su talante democrático al exigir la refrendación ciudadana y al respetar sin ambigüedades los resultados del plebiscito. El mundo entero lo reconoce, el tiempo permitirá que también lo hagan sus conciudadanos.

La historia nos da la oportunidad de ser grandes y ser partícipes de este triunfo de la vida. Hagámoslo con celeridad. La paz no da espera.

Mi trino de hoy domingo @cecialvarezc: Mi admiración profunda al terco del presidente Juan Manuel Santos.

CECILIA ÁLVAREZ CORREA

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA