Macho problema

Macho problema

Tenemos que defender los derechos de las mujeres. El Gobierno debe liderar esa labor sin más timidez.

30 de octubre 2016 , 01:03 a.m.

A dos semanas de las elecciones en EE. UU., me surgió la pregunta: ¿por qué menosprecian tanto a Hillary Clinton? ¿Cómo es posible que un candidato con las características de Donald Trump tenga alguna opción frente a ella? ‘The Huffington Post’ se hizo esta pregunta aquí, y reveló lo que todos pensaban pero nadie había sido capaz de aceptar públicamente: a Hillary la desprecian porque es mujer. Es exitosa, valiente, tiene personalidad, y eso en una mujer no da puntos, los quita.

En pleno siglo XXI, los derechos de las mujeres y niñas siguen siendo el derecho humano más violado en el mundo. Esta realidad se materializa de manera brutal en Colombia, donde los abusos contra las mujeres y la desigualdad de oportunidades entre hombres y mujeres siguen siendo el pan de cada día: el ‘niño bien’ que le da trompadas a su novia y a pesar de la evidencia, está libre. El futbolista que coge a patadas a su esposa, ante lo cual el equipo minimiza la responsabilidad del hombre. Las amenazas a la vida contra la deportista Nicole Regnier, por ponerse la camiseta de otro equipo. El caso emblemático de Natalia Ponce y las otras quemadas con ácido en el último año. Y otros 18.876 casos de violencia contra las mujeres en el 2015, según Medicina Legal.

¿Por qué seguimos en esto? ¿Por qué parece empeorar la situación de la mujer? ¿Por qué persisten esas expresiones de poder sobre las mujeres, que no son más que debilidad disfrazada de fuerza? Porque a los hombres les importan muy poquito los derechos de las mujeres. A la igualdad entre hombres y mujeres se le han metido mucha gramática y poca acción. Mucho “los y las” y pocos fallos, sanciones, reivindicaciones reales.

Veamos ejemplos. Uno: el Fiscal actual fue elegido a pesar de afirmar en su campaña que la violencia intrafamiliar no debe sancionarse penalmente porque genera una “ruptura del núcleo familiar” y atosiga el sistema penal.

Dos: políticos y oportunistas en general se rasgan las vestiduras por la importancia de la unidad familiar para el desarrollo de la sociedad colombiana, pero nunca hablan de la violencia intrafamiliar, del abuso sexual contra las mujeres, las niñas y niños. Es un discurso descaradamente doble.

Tres: las mujeres son estigmatizadas. Por un lado, una mujer que habla fuerte es “una histérica”. Por otro, la mujer sigue ocupando el rol de acompañante –formal o informal–. Para no ir muy lejos: una aerolínea hace publicidad dirigida al público masculino invitando a “llevar a su moza a la Arenosa”.

Mientras tanto, en Colombia cada día son violadas 21 niñas de entre 10 y 14 años. Esta semana se conoció la noticia de una niña de 3 años víctima del abuso de su padre y de su madre. ¿Y quién organizó la marcha? ¿Dónde están los Ordóñez y las Morales que supuestamente defienden los valores de la familia? ¡Mudos!

Proteger la familia es proteger prioritariamente los derechos de las mujeres. Mujeres con salud y educación. Mujeres libres de violencia. Mujeres con oportunidad de trabajar y ganar en igualdad de condiciones a los hombres. Esas son las bases para conformar mejores familias, mejores comunidades, una mejor sociedad. Todos tenemos que defender los derechos de las mujeres. Y el Gobierno debe liderar esa labor sin más timidez.

Mi trino: qué tristeza que esta columna no la hubiera escrito un hombre.

CECILIA ÁLVAREZ CORREA

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA