El edificio Colombia

El edificio Colombia

Muchos de quienes han padecido la guerra nos han dado ejemplo de grandeza, perdón y reconciliación.

04 de septiembre 2016 , 12:05 a.m.

Hoy, más que nunca, qué falta nos hace Jaime Garzón. Si viviera, Néstor Elí estaría en la portería del edificio Colombia, celebrando el fin de la guerra. El día esperado por más de 50 años en el que el Gobierno y las Farc llegaron a un acuerdo de paz y al cese del fuego bilateral y definitivo.

Qué habría dicho Néstor Elí al ver que los que tuvieron el poder para poner fin a la guerra y no lo lograron lamentan hoy la firma de la paz con esa vanidad mezquina del que prefiere negar que los resultados sean positivos, antes que reconocer un logro de alguien más.

Qué habría dicho Néstor Elí al ver la desesperación de ciertos personajes públicos, con un guerrerismo que les carcome el alma, buscando de manera insana negar los logros de un equipo de las más altas dignidades que con disciplina, rigor y sacrificio alcanzó el fin del conflicto con las Farc.

Cómo se burlaría de aquellos que desde el ‘pent house’ del edificio Colombia se niegan al perdón para alcanzar la paz, pero cada domingo se persignan y piden al Padre Nuestro perdonar nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos al que nos ofende.

Y de aquellos que desde un clasismo aberrante añoran la guerra pero no están dispuestos a librarla y confían en que sean otros los padres y las madres que sigan enterrando a sus hijos, sufriendo el desplazamiento, las violaciones, el hambre y la miseria.

Qué diría de ciertos medios, que cubrieron con muchísimo más despliegue la muerte de un extraordinario cantante que la noticia de la hora cero para el silenciamiento definitivo de los fusiles, el cese del fuego bilateral entre las Farc y el Gobierno.

Qué diría de quienes critican un acuerdo, cuando ellos mismos no tuvieron la grandeza de presentar sus acuerdos con grupos irregulares cuando tuvieron la posibilidad de hacerlo.

En el edificio Colombia habitan algunos inquilinos sinvergüenzas, reconocidas plumas que, sin empacho, defienden en sus escritos delincuentes que son sus clientes de comunicaciones estratégicas y desinforman sobre el proceso de paz probablemente al servicio de quienes quieren llegar al poder.

En el Edificio Colombia hay incluso quienes no tienen tapujos para atacar los esfuerzos por devolver las tierras a sus verdaderos propietarios, quienes tuvieron que huir en medio de la guerra.

Y hay unos que dicen estar preocupados por los recursos que el Estado debe dirigir a la paz, pero guardan silencio cuando son beneficiarios de subsidios y privilegios pagados por los colombianos de sus bolsillos.

No se trata de criticar los mecanismos de apoyo a la industria, la inversión y el empleo, que son necesarios para nuestro desarrollo y progreso, sino la hipocresía y mezquindad de quienes, mientras se lucran de cuantiosos recursos públicos, se escandalizan porque el posconflicto requerirá de importantes inversiones en zonas a donde el Estado nunca ha llegado.

En nuestro edificio Colombia tenemos un gran reto, que es luchar contra las mentiras, las envidias y la sed de sangre y venganza de algunos. Muchos de quienes han padecido la guerra nos han dado ejemplo de grandeza, perdón y reconciliación. Ese es el espíritu que nos debe acompañar en este proceso, que, con todo y sus complejidades, se dará desde la vida y no desde la muerte.

Mi tuit en @CeciAlvarezC: Seguramente Garzón diría: “¡Buenas tardes, edificio Colombia, habla Néstor Elí! ¡Claro que es bienvenida Doña PAZ! ¡Llevamos años esperándola!”.

CECILIA ÁLVAREZ CORREA

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA