Rajoy en su laberinto

Rajoy en su laberinto

Su prestigio ha caído aún más y carga con los años en que no quiso negociar.

27 de diciembre 2017 , 12:00 a.m.

Las esperadas elecciones de Cataluña del 21 de diciembre, que deberían haber resuelto la confusa situación política, especialmente el futuro respecto a la pretendida independencia de España, produjeron un déjà vu.

Las condiciones que rodearon las elecciones eran inéditas. Los hechos del mes de octubre fueron decisivos para llegar a la situación a la cual se ha llegado. El Parlament catalán convocó un referendo para que los ciudadanos votaran a favor o en contra de la independencia de Cataluña. El intento de impedirlo por parte del Gobierno solo trajo calamidades. Las intervenciones de la policía nacional esgrimiendo sus bolillos y la fuerza desproporcionada sirvieron para la propaganda independentista. Los resultados de ese referendo, sin testigos, sin registros previos, es decir, sin trasparencia, fueron usados por el Parlament catalán para votar por la independencia, menospreciando las intervenciones de los partidos de oposición que propugnan la unidad de España.

Después de dar tantas vueltas,
tanta propaganda política, tanta amenaza, tanta intervención del Ejecutivo y del Judicial, la situación catalana ha quedado prácticamente igual.

La actitud ambigua del presidente Puigdemont le facilitó a Mariano Rajoy la aplicación del artículo 155 de la Constitución, diseñado para intervenir una autonomía cuando se tome un camino que lo desvíe de la Carta Magna. De esta manera, el Presidente español disolvió las cortes catalanas, destituyó al gobierno catalán, incluidos su presidente, Carles Puigdemont; su vicepresidente, Junqueras, y a sus ministros o consejeros.

Puigdemont y cuatro consejeros huyeron a Bruselas. La Fiscalía imputó e hizo poner presos a los líderes de los organismos que organizaban las movilizaciones que varias veces se habían lanzado a las calles de Barcelona y a los partidarios de la independencia. El juez del caso dejó en libertad provisional a los miembros de la mesa directiva del Parlament y a los consejeros de la Generalitat. Sin embargo, mantuvo preso al exvicepresidente de Cataluña Oriol Junqueras.

Para “recuperar la normalidad”, el presidente Rajoy convocó elecciones catalanas para el 21 de diciembre, en esas extrañas condiciones. El resultado fue desastroso para el presidente del Gobierno central. Su partido, el PP, solo logró 4 escaños. Un partido constitucionalista, Ciudadanos, logró la mayor votación, pero ni uniéndose con otros partidos no independentistas puede llegar a la mayoría parlamentaria necesaria para poder gobernar. Son los partidos de Puigdemont, Junqueras y uno radical independentista los que obtienen la mayoría parlamentaria y el derecho a elegir al presidente del gobierno catalán.

Es decir, después de dar tantas vueltas, tanta propaganda política, tanta amenaza, tanta intervención del Ejecutivo y del Judicial, la situación catalana ha quedado prácticamente igual. Es cierto que los independentistas han perdido dos escaños y un ligero porcentaje de votos. También, que los independentistas han atenuado su impulso al renunciar a la unilateralidad de la independencia. Sin embargo, ahora se requiere una difícil negociación con el Gobierno central y otros partidos políticos.

No será fácil para el presidente Rajoy, con un expresidente de Cataluña en un exilio forzoso y un exvicepresidente y varios de los elegidos en la cárcel. Su prestigio ha caído aún más y carga con los años en que no quiso negociar. Los prejuicios de lado y lado se han profundizado. Se sigue insistiendo en ellos, aun en contra de los hechos. Eso de que los catalanes solo se mueven por el interés económico se mostró erróneo: siguieron votando más o menos igual, a pesar de que más de tres mil empresas han cambiado sus sedes catalanas para irse a otras partes de España.

Ahora, con inminentes elecciones colombianas, es bueno saber que nadie tiene nada garantizado.

CARLOS CASTILLO CARDONA

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.