Plebiscito anti-Navidad

Plebiscito anti-Navidad

La publicidad, el mayor enemigo del hombre, se encarga de tragarse las mentes de los ciudadanos, ancianos, adultos y niños, pues únicamente los ven como consumidores.

27 de diciembre 2016 , 06:57 p.m.

Quiero advertir, con claridad meridiana, que no estoy en contra de los actos religiosos que celebran el nacimiento del Salvador. ¡Lejos de mí! Es un derecho de los que tienen fe.

Pero llevo años protestando, de palabra y por escrito, contra estas bacanales decembrinas. Como en aquella columna, ‘El abominable espíritu navideño’, cada día más actual. No comprendo esa falsa alegría o banal felicidad que se excita con la iluminación de las calles. Hay gentes sanas que creen que ese despliegue de idiotez iluminada es un regalo de la Administración y de sus alcaldes. Pero, como dicen los gringos, 'there’s no such thing as a free lunch'. En las cuentas de la luz de su casa viene subrepticiamente el valor de las luminarias.

Como para indignarme más, en el parque El Virrey, al pie de una muy importante escultura de Édgar Negret, prácticamente abandonada, decolorada y llena de grafitis, montaron unos gigantescos árboles de Navidad plagados de luces. Ese es un ejemplo de la abulia, ineficiencia e ignorancia de las administraciones distritales, que han dejado en el abandono esculturas tan importantes como la de Otero y tantas otras. La estupidez por encima del arte.

Pero no solo es luz. Los esfuerzos de la Filarmónica de Bogotá se ven ensordecidos por los tradicionales, aburridos, repetitivos villancicos que empobrecen la música religiosa, que tuvo tan alto nivel en la Edad Media, el Barroco y el Renacimiento. La tontería del A la nanita nana, del Vamos, pastores, vamos y del surrealismo de 'Los peces en el río' nos destruye los oídos.

Pero todo esto no ocurre en los días previos al nacimiento del Niño, en la novena. No. Los comerciantes y hombres de industria nos han extendido los desastres de la Navidad al finalizar octubre, después de ese elogio a la delincuencia que es el Halloween. Sus ambiciones de ganancia no tienen límite. La publicidad, el mayor enemigo del hombre, se encarga de tragarse las mentes de los ciudadanos, ancianos, adultos y niños, pues únicamente los ven como consumidores. En estas semanas previas a la Navidad que ya pasó y los carnavales que llegan, recogí la propaganda que vino con dos de los periódicos capitalinos a los que estoy suscrito.

No me refiero a la invasión desmedida de publicidad de las mismas páginas de los periódicos. Los insertos pesaron más de 5 kilos. Vienen como atractivas revistas a todo color, de papel satinado, pero llenas de veneno mental e información torcida. Promueven todo: colchones, sofás, vestidos, perfumes, comida enlatada y fresca, vinos, vehículos, celulares, computadores y gadgets electrónicos, estilógrafos, relojes, ropa interior, jabones.

No quiero aburrirlos, pero muchas cosas más. Sus targets son bebés, mamás, niños, abuelos, amigos y esposos. Todos serán felices con los regalos. Palabras claves: ‘amigos’, ‘felicidad’, ‘placer en familia’, ‘Navidad mágica’, ‘regala emociones’, ‘originalidad’. Pero ya sospechan del cansancio de la gente: ‘volver a creer en la Navidad’, ‘descubre una Navidad divertida’, ‘Navidad, tiempo para regalar’ y ‘que comience la fiesta’.

Las ilustraciones no nos pertenecen, nos excitan: Papá Noel, nieve, renos, mucho semidesnudo, muchas poses sensuales, mucha sonrisa. Poco Niño Dios. Él no es atractivo, cosa que molesta hasta a un ateo como yo. También al Papa. Dickens fue un farsante: se inventó a Scrooge, pues, a pesar de su clarividencia, se volvió amigo de la Navidad.

No puedo más. Voy buscar firmas para impulsar el plebiscito: ‘No a la Navidad’. Que reforme la Constitución y vuelva la sensatez. Sé que voy a perder. Los plebiscitos no dan resultado en estos tiempos. Fast track, maybe?

Carlos Castillo Cardona

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA