Él y Trumpiland

Él y Trumpiland

Prefiero estar así, acurrucado, como a quien le van a asestar un golpe, esperando que Trump no cumpla promesas de campaña, tal como hacen todos los que ganan una elección.

24 de enero 2017 , 06:29 p.m.

Trump no lleva ni cinco días de gobierno, y ya no soporto que me sigan hablando de él. Mucha cháchara, análisis superficiales, información desinformada, especulación a ultranza. Imposible oír más, leer más, ver más. Estoy harto. Es por eso que no pienso cansarlos a ustedes. Hoy no escribiré de él ni sobre esa nueva era en la que EE. UU. pasa a ser Trumpiland.

Finalmente, no vale la pena comentar sobre eso de que ahora sí “volveremos a hacer grande a América” (USA). Eso de que son "the greatest nation in the world" nos lo han dicho hasta hartarnos. Ahora parece ser que no lo eran tanto y hay que volver a rehacerse. Quién sabe hasta dónde llegará Trump con ese propósito. Creo que es “mejor no saberlo”.
Tampoco me interesa hablarles de los prejuicios de Trump sobre la mujer, los mexicanos y los musulmanes, todos terroristas según su ignorancia. O del 'spanishexit' de la web de la Casa Blanca. Ni sobre el estúpido muro chicano a lo Berlín, que México tiene que pagar.

No reiteraré lo que todos dicen sobre las conexiones rusos-hackers-campaña republicana, haciéndolo ver como presidente ilegítimo. Callaré sobre la relación Putin-Trump, que es una manguala entre poderosos.

No se me ocurriría escribirles sobre el espinoso tema de que si Trump va a apoyar o no el proceso de paz en Colombia. Tampoco mencionaré el tuit del exprocurador Ordóñez en el que, según entiendo, celebra con júbilo el triunfo de Donald. Es una clave sobre la exacerbación triunfalista de las derechas en nuestro país, de igual o mayor peligro que lo que pasará en Trumpiland. Mejor no mencionar eso.

¿Quién quiere repetir una y otra vez que su gobierno es un reality? Dicen que él tiene experiencia en eso. Tanta que su equipo de trabajo y su gabinete están llenos de ricos, militares y exdirectores de multinacionales y, por supuesto, parientes.

No quiero caer en la tontería de discutir con ustedes si Trump tendrá que limitarse, pues no hay que preocuparse porque los presidentes tienen poco margen de juego y dependen de la Constitución, leyes y grupos de poder y control. Ignoraré que su dedo índice puede apretar el botón rojo de la guerra nuclear.

Tampoco analizaré en esta columna el que Trump haya ganado porque su contendora era la ambiciosa esposa de Clinton. No argumentaré, como hacen los izquierdosos, que Trump no hubiera ganado contra Bernie Sanders, tal como predecían las encuestas. Ni se me ocurre comentarles que la campaña de Hillary le hizo chancuco a Sanders, de igual manera que la campaña de Trump resultó un chocorazo contra de la Clinton. Lejos de mí.

Mucho menos quiero mencionarles temas tan superficiales como las particularidades del pelo de Trump, sus labios de niño regañado ni su pose imperial. Nada de eso ni de que si su esposa, Melania, se copió del discurso de otra candidata a primera dama. Mucho menos se me ocurre hablarles de que con ese vestido azul y ese peinado, la flamante primera dama trata de imitar a Jackie Kennedy. Las tonterías no deben estar en columnas de opinión.

Yo, como ven, no estoy interesado en que hoy comentemos lo que todo el mundo comenta. Prefiero estar así, acurrucado, como a quien le van a asestar un golpe, esperando que Trump no cumpla promesas de campaña, tal como hacen todos los que ganan una elección. Preferiría ver el programa Saturday Night Live, que transmitía DTV pero ya no lo hace, en el que se burlan de Trump. ¿Tendrán miedo o prefieren no hablar de ese sujeto, tal como hago yo?

Allá Trumpiland. Prefiero ocuparme de lo que Jean Claude Bessudo me dijo con gran olfato sociológico: aquí, lo que tenemos es una “democracia hereditaria”. Sabe lo que dice. Los conoce y los viaja.

Carlos Castillo Cardona

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA