Baja el telón

Baja el telón

Todo acaba. Tudela, en 1961, actuó por última vez como Tío Tigre Cogelotodo.

19 de abril 2017 , 12:00 a.m.

Tudela, café en mano, contó su vida teatral cuando apenas era adolescente. En 1956 acompañó a una amiga deseosa de ser actriz a El Palomar, en los altos del teatro Colón. Qué mejor sitio, pensaba ella, que la Escuela de Arte Dramático, dirigida por Víctor Mallarino.

Estaban sentados en el oscuro y pequeño teatro cuando Dina Moscovici, quien daba la clase, le pidió a él, no a su amiga, que subiera al escenario para improvisar la acción de un guardián de zoológico que se despedía de los animales, el día previo a su jubilación. Tudela tuvo que encorvarse, arrastrar los pies, sacar comida de un cubo imaginario para alimentar a las fieras, sonreírles y agitar la mano en despedida. Soltó lágrimas de tristeza. Encantó a Dina, que lo adoptó como actor.

Tudela no pudo negarse. La separación de sus padres no favorecía estar todo el tiempo en su casa. Se aferró al teatro, a los ejercicios, a los ensayos y atendía con dedicación las clases de impostación de voz del Maestro Pineda, de historia del arte de Casimiro Eiger, de historia del teatro de José Prat, de expresión corporal de Jacinto Jaramillo y, por supuesto, de técnica teatral con la Moscovici. Vio montar, sin actuar, escenas de 'La casada infiel', de 'El zoológico de cristal' y de 'Don Juan Tenorio'. Participó como extra en una obra que dirigía Barrault. Desde el gallinero, al que se accedía desde El Palomar, vio la temporada de zarzuela y algunas obras del escaso teatro colombiano de entonces.

Cuando Tudela suspendió sus añoranzas, yo le cité a Chaplin: “La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente antes de que baje el telón”.

Pero en el teatro nunca hay felicidad completa. Se produjo una huelga de estudiantes en contra de Mallarino. Con los amigos que había hecho, Mónica Silva y Paco Barrero, mayores que él, migró hacia el grupo que dirigía Fausto Cabrera en los sótanos de la avenida Jiménez. Estaba Santiago García, quien sería definitivo. También encontró a Joaquín Casadiego, médico y libretista; a Rebeca López y a Raquel Ércole, siempre acompañada por su mamá y por dos inquietantes perros dóberman. Allí se formó en la escuela de vivencia de Stanislavsky, actuó en obras de Cervantes, de Casona, adaptaciones de Carrasquilla y obras de Wilder y Rattigan.

Pero la historia del teatro es migrar. Los avatares institucionales los hicieron huir de allí. Tudela formó parte de la fundación del Teatro El Búho. Los ejes principales eran Santiago, Fausto y Mónica, pero todos eran socios. Era una pequeña sala, teatro experimental, que marcó una importante etapa en nuestras artes escénicas.
En esos tiempos, su vida estuvo entre el teatro, su familia (que no veía bien sus escarceos) y el colegio (cuyo rector tenía pavor a que uno de sus alumnos peligrara en el mundo del teatro).

Tudela quedaba pegado a las sábanas después de largas noches de ensayo y construcción de escenografía. Llegaba al colegio simulando fiebres, de gabardina y bufanda, para justificar sus retardos. Eran grandes actuaciones. En El Búho sentían el teatro moderno. Tudela actuó en obras de O’Neill, Wilder, Adamov y dirigió una con Paco Barrero. Con El Búho participó en el primer festival de teatro, de 1959.

Todo acaba. Tudela, en 1961, después de salir del El Búho, actuó por última vez como Tío Tigre Cogelotodo, bajo la dirección de Jorge Alí Triana, en el hermoso teatro del parque Nacional.

Cuando Tudela suspendió sus añoranzas, solo importantes para él, yo le cité a Chaplin: “La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente antes de que baje el telón”. Pero el implacable Tudela dijo: “La vida y el teatro son representaciones, pero nunca se sabe si de tragedia o de comedia. Vea usted a Uribe y Pastrana inventando una importante reunión con Trump. Solo un saludo de pasillo”.

CARLOS CASTILLO CARDONA

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA