Por un país para todos

Por un país para todos

La polarización política atenta contra esa visión de largo plazo de la sociedad colombiana.

14 de octubre 2017 , 12:00 a.m.

La campaña electoral por la presidencia de la República debería enmarcarse en dos elementos fundamentales: realismo y esperanza. No tiene sentido hacerlo en el miedo ni en el odio entre facciones sociales y políticas.

Hace poco oí el comentario de que un país que está saliendo de cincuenta y más años de conflicto armado debería estar concentrado en pensar en cincuenta años futuros de paz, en lugar de enfrascarse en debates personalistas y estériles. Es decir, en la sociedad que debe comenzar a construirse desde ahora, para que tenga vigencia en los próximos cincuenta años.

Con el acuerdo de paz firmado entre el Gobierno y las Farc, Colombia cambió, quiérase o no. Y no cambió para destruir la historia, sino para gestar una nueva: la de un país para todos, para el ciento por ciento de los colombianos. Este fue el llamado del papa Francisco durante su maravillosa visita a Colombia del mes pasado: “Todos somos necesarios para crear y formar una sociedad. Esta no se hace solo con algunos de ‘pura sangre’, sino con todos. Y aquí radican la grandeza y belleza de un país, en que todos tienen cabida y todos son importantes”.

Colombia cambió, quiérase o no. Y no cambió para destruir la historia, sino para gestar una nueva: la de un país para todos

La polarización política atenta contra esa visión de largo plazo de la sociedad colombiana. Estoy de acuerdo con lo que escribió Rudolf Hommes en su columna de este diario, en el sentido de que “la derecha ha construido un tigre de papel para asustar a la ciudadanía, cuando el peligro proviene más bien de que el próximo presidente y su gobierno renieguen de los compromisos del acuerdo de paz, como se espera que haría un presidente del Centro Democrático o de Cambio Radical. También existe el riesgo de que no se decida formalmente a renegar de los acuerdos, pero en la práctica continúen la indolencia y la ausencia de diligencia en el cumplimiento de estos” (‘Desproporciones’, 8 de octubre de 2017, p. 6).

La polarización política no parece ser una condición exclusiva de Colombia. En la ola electoral que se avecina en América Latina –que comienza con la elección de parlamento en Argentina este mes–, la característica saliente es el enfrentamiento entre candidatos de las extremas derecha e izquierda. Cuando, como se afirma en una nota reciente de The Economist, “si se les creyera a las encuestas de opinión, la mayoría de los latinoamericanos se sitúan en el centro del espectro político. Quieren una economía de mercado y una más eficiente provisión de servicios sociales y de servicios públicos. Sin embargo, en muchos países la socialdemocracia se ha movido hacia la izquierda, y los conservadores todavía se entusiasman con la idea de un Estado mínimo. Los reformistas de centro, fuertes en los noventa, luchan por sobrevivir” (‘Rebuilding the radical centre’, 9 de septiembre, 2017, p. 34.).

El centro político es el antídoto contra el populismo y la parálisis del statu quo. Un centro que no se defina por aquello con lo cual está en contra, sino por su aspiración de avanzar hacia una sociedad igualitaria y justa, con libertad y oportunidades para todos. Para lograrlo es condición indispensable la estabilidad económica y, sobre todo, evitar que estalle una crisis económica. Las crisis echan por la borda el progreso social y generan retrocesos de los cuales es difícil recuperarse. De ahí la necesidad del realismo, de comprender lo restrictiva que puede ser una coyuntura como la que experimenta Colombia.

* * * *

Ese realismo, franco y transparente, debería acompañarse del “compromiso” al cual nos invitó Bono en su concierto, añadiendo que en Irlanda tienen paz “porque la gente tuvo el coraje de comprometerse” y que “la paz no remedia el dolor del pasado, pero puede prevenir el dolor del futuro”. Otra voz llena de sensatez.

CARLOS CABALLERO ARGÁEZ

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA