No hay lugar para la complacencia ni el optimismo

No hay lugar para la complacencia ni el optimismo

Si bien pasó lo peor, el próximo gobierno no va a contar con un amplio margen de maniobra.

17 de febrero 2018 , 12:00 a.m.

Después de los ajustes de la economía a la brutal caída de los precios del petróleo en 2014, hay ya un consenso entre los analistas en el sentido de que en el 2017 “se tocó fondo”. El crecimiento del PIB fue de 1,8 por ciento, el menor desde el 2009, y para el presente año se prevé ligeramente más alto; entre 2 y 3 por ciento, que, de todas maneras, será muy bajo. Por lo mismo, hay que tener mucha cautela con el optimismo.

No puede hablarse de un “gran respiro”, como tituló Semana en su última edición su nota sobre la economía. Esa no es la señal apropiada para los candidatos presidenciales. Si bien pasó lo peor, el próximo gobierno no va a contar con un amplio margen de maniobra.

Ya se ha visto que lo ocurrido en las primeras semanas del año era pasajero. Al escribir esta nota, la referencia Brent para el precio del petróleo no era de 70 dólares por barril, como hace 20 días, sino de 64,95, y los índices de precios de las acciones en la Bolsa de Nueva York se estaban recuperando después de la abrupta corrección a la baja de la semana pasada.

No hay lugar para análisis muy creativos sobre el comportamiento económico gringo; la volatilidad ha regresado, y en el ánimo de los inversionistas pesan los riesgos de una elevación de la inflación futura y de la ampliación del déficit fiscal, como consecuencia de las rebajas impositivas aprobadas por el Congreso en diciembre.

Lo peor que le podría pasar a la economía colombiana sería perder la autosuficiencia petrolera y tener que importar crudo o derivados.

* * * *

La semana pasada asistí a dos presentaciones muy interesantes y pertinentes. Una, del ministro de Hacienda, antes de su viaje a Nueva York para conversar con las agencias calificadoras de riesgo, y, otra, del presidente de Ecopetrol en la Universidad de los Andes. Ambos dieron cuenta de los ajustes que se vieron obligados a introducir para acomodar la macroeconomía, en un caso, y la empresa, en el otro, a la realidad posterior al 2014.

En ambas situaciones puede hablarse de procesos ordenados y exitosos. Sin embargo, en los dos se enfrentan desafíos complejos hacia el futuro.

El ministro de Hacienda le deja a su sucesor unas proyecciones para los cuatro años del próximo gobierno que señalan la necesidad de ahondar en el ajuste fiscal, con todo y contemplar ingresos provenientes de los impuestos y los dividendos pagados por Ecopetrol, lo mismo que esfuerzos de la Dian para combatir la evasión tributaria y elevar el recaudo.

Le faltaría el equivalente a 1 por ciento del PIB, que toca obtener bien sea a través de mayores ingresos o de recortes de gasto y eliminación de subsidios regresivos. Esa es la situación que van a encontrar el nuevo presidente y su equipo económico, por lo cual es claro que necesita llegar con un ‘paquete’ fiscal razonable y creíble para los inversionistas nacionales y para los extranjeros.

El presidente de Ecopetrol tiene el reto de que Colombia encuentre petróleo y aumente sus reservas. Así lo tiene incorporado en el plan estratégico de la empresa con proyecciones a 2030; plantea, eso sí, la disciplina en el uso del capital, la protección de la caja y la eficiencia en los costos. Es una tarea grande que implica intentar la explotación mediante técnicas no convencionales, con todo el cuidado para preservar el medioambiente. Y aplacar, como sea, al Eln, que no puede seguir atacando las instalaciones petroleras.

En las condiciones macroeconómicas delicadas que se prevén para los próximos años, lo peor que le podría pasar a la economía colombiana sería perder la autosuficiencia petrolera y tener que importar crudo o derivados.

Por fortuna, la historia señala que cuando en el 2000 temíamos que en cinco años hubiera necesidad de importar, vino la reforma institucional del 2003, que fue salvadora. Esperemos, pues, que algo similar ocurra en el futuro cercano.

CARLOS CABALLERO ARGÁEZ

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.