De la campaña y el miedo a lo desconocido

De la campaña y el miedo a lo desconocido

En el pasado, el grado de incertidumbre de los candidatos no era tan alto como el de ahora.

26 de mayo 2018 , 12:00 a.m.

En cuarenta y ocho años de vida civil –12 elecciones presidenciales– nunca había llegado al día de la elección con la sensación de temor, incertidumbre y escepticismo que me embarga hoy. Los lectores se preguntarán por qué, y dirán que siempre ha sido igual. Pero no fue así; en el pasado, el grado de incertidumbre y de desconocimiento de los candidatos y sus equipos no era tan alto como el de ahora.

Entré en la vida civil en la elección presidencial de 1970, cuando se esperaba que el candidato oficialista para el último período del Frente Nacional, Misael Pastrana Borrero, ganara ampliamente la contienda. Sorpresivamente, sin embargo, el general Rojas Pinilla logró una votación masiva, inferior por pocos votos a la de Pastrana. El manejo de la información llevó no solamente a una angustiosa zozobra con protestas callejeras y toque de queda, sino a que sobre la elección del presidente Pastrana Borrero se lanzara un manto de duda, así la evidencia señalara que el recuento de los votos había sido correcto (Jorge Orlando Melo, 'Historia mínima de Colombia', pág. 243).

Con la excepción anterior, las elecciones que siguieron –algunas de ellas, la de 1990, por ejemplo, celebrada después del asesinato de tres candidatos presidenciales– se realizaron en el país con un conflicto armado, pero con la confianza de que cualquiera fuera el candidato que triunfara, el rumbo del país no sufriría cambios bruscos. Nadie jamás cuestionó la validez de los resultados ni los puso en duda con anticipación.

Sería lamentable destruir sobre lo construido en todos estos años e imperdonable desaprovechar las oportunidades que nos trae un país sin conflicto armado.

Hubo relevos partidistas en la presidencia y gobiernos buenos y malos, pero una cierta estabilidad sin amenazas a la democracia. Tanto fue así que, si se analizan los indicadores de estos casi cincuenta años, lo que sobresale, con todo y las dos crisis económicas que se vivieron, es un satisfactorio ritmo de crecimiento y un razonable avance social.

En el 2005 se reformó la Constitución para permitir la reelección presidencial por una sola vez, con lo cual los presidentes Uribe Vélez y Santos Calderón gobernaron ocho años cada uno. Ese cuerpo extraño en Colombia –el de la reelección– fue eliminado, por fortuna, en una nueva reforma constitucional y desde el próximo 7 de agosto regresaremos al período de cuatro años sin reelección.

En la elección de mañana nos enfrentamos a un mundo nuevo. El tema dominante de la campaña no fue el de qué hacer con las Farc, como sí lo fue desde 1998, cuando oscilamos cada cuatro años entre la paz y la guerra, aunque en los últimos días Santrich y la JEP enturbiaron el ambiente. Por eso, por primera vez en la historia de Colombia, un candidato de la izquierda tiene la posibilidad de pasar a una segunda vuelta electoral sin que se lo identifique como representante del brazo armado de la guerrilla. Lástima, sin embargo, que más que una izquierda moderna y democrática se trate de una izquierda populista y amenazante.

Pero tampoco primó la discusión sobre cómo organizar el país del posconflicto en el cual quepamos todos los colombianos –como lo planteó De la Calle– dentro de un marco de respeto por las diferencias, por las reglas de juego y por las instituciones democráticas. La campaña, larga y aburrida, no se centró en el planteamiento de propuestas alternativas de futuro que dibujaran la dirección en la cual los candidatos quisieran conducir la sociedad. Es difícil saber, entonces, para dónde nos quiera llevar el nuevo presidente de los colombianos.

De ahí el miedo a lo desconocido. Porque sería lamentable destruir sobre lo construido en todos estos años e imperdonable desaprovechar las oportunidades que nos trae un país sin conflicto armado que, bien liderado, podría dar un salto largo hacia el futuro.

CARLOS CABALLERO ARGÁEZ

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.