El POT de las Naciones Unidas

El POT de las Naciones Unidas

La revocatoria del Alcalde podría enredar las cartas y ponernos en una ruta desastrosa.

16 de octubre 2017 , 12:13 a.m.

Han pasado 70 años desde que el célebre urbanista Le Corbusier sobrevoló los cielos de Bogotá y, entusiasmado por el emplazamiento de nuestra capital, el entorno único de los cerros y los ríos que surcaban plácidos por el altiplano, concluyó que nuestra ciudad era el laboratorio ideal para la metrópoli futurista de sus sueños. En ese entonces, la capital contaba apenas con 600.000 habitantes, pero ya se pronunciaban en su tejido urbano las desgarradoras contradicciones sociales y ambientales que en muchos casos persisten todavía hoy.

La historia suele jugar naipes con el destino de los pueblos, y la mano que nos tocó, un año después de la primera visita de Le Corbusier, fue especialmente nefasta. El Bogotazo partió la historia del país en dos y puso una hipoteca al desarrollo urbanístico de la capital que sigue polarizando los ánimos de sus ciudadanos hasta nuestros días.

El Plan Le Corbusier vio la luz en 1951, pero quienes han estudiado las vicisitudes de su gestación concuerdan que en gran parte quedó sobre papel. La ruleta terminó favoreciendo la versión norteamericana de ese primer proyecto urbanístico, con la contratación de la consultora estadounidense TPA (Town Planning Associates), fundada en Nueva York por un emigrante catalán, Josep Lluís Sert.

Años después, con el arribo de la dictadura del general Rojas Pinilla, se impulsaron varias obras determinantes para el desarrollo de la capital, pero muy pocas con la partitura de Le Corbusier, pues la mayoría eran proyectos con la batuta del caudillo dirigiendo la orquesta.

Este breve recuento –impreciso sin duda– demuestra cómo los planes urbanísticos de Bogotá, denominados hoy POT (Planes de Ordenamiento Territorial), desde hace siete décadas vienen cargados de epílogos frustrantes. ¿A qué se debe esta dicotomía entre el papel y la realidad?

Una explicación es que nuestros planes territoriales son demasiado regulatorios y poco proyectuales, razón por la cual resulta fácil desdibujarlos al vaivén de los intereses políticos. Otra debilidad intrínseca ha sido la obsesión por el ‘zoning’: la división de la ciudad por zonas de uso. Una utopía racionalista que ha convertido a Bogotá en un sistema de cajas desconectadas, en el que sus habitantes se ven forzados a desplazamientos interminables.

Llegados a este punto, cabe la pregunta: ¿el futuro de nuestras metrópolis es viable? Según la Nueva Agenda Urbana (NAU) de las Naciones Unidas, la respuesta es sí, siempre y cuando se respeten los tres compromisos suscritos el año pasado por más de cien países en Quito: primero, no dejar a nadie atrás; segundo, economías urbanas sostenibles e inclusivas; tercero, sostenibilidad ambiental.

La Alcaldía de Bogotá está tomando como fuente inspiradora del nuevo POT estos tres pilares y además otros lineamentos fundamentales que promueve la NAU, como son: la densificación urbana hasta lo posible, el uso mixto del suelo (en lugar de la zonificación), la preservación de los recursos naturales y el espacio público para todos.

Más allá de los egos y de tanta falsa información, bautizar un POT superpartes inspirado por las Naciones Unidas y que, bajo el lema ‘democracia urbana’, asegure el futuro de Bogotá debe ser el compromiso de todos. ¿Cómo no concordar en que estamos ‘ad portas’ de una gran oportunidad?

Sin embargo, la revocatoria del Alcalde pesa como un alud de politiquería vergonzosa que, sumada a los caprichos de los municipios que rodean a la capital, podría enredar las cartas y ponernos en una ruta desastrosa. Con este nuevo Plan de Ordenamiento Territorial, la baraja de la historia nos está pasando una mano buena... ¡se necesitan voluntad y buena fe para jugársela!

CAMILO AYERBE POSADA

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA