Ciudadanos sufridos

Ciudadanos sufridos

¿Por qué en Colombia se persigue y maltrata a los ciudadanos legales?

12 de junio 2017 , 02:04 a.m.

¿Puede el Estado ayudar un poco para que sus ciudadanos no sufran tanto en la vida pública? Digo: ¿no solo en cuanto se vaya a recibir un servicio o bien de su parte, sino cuando va a responder por sus obligaciones? Cumplir con un deber puede ser una odisea punitiva, más propia de una penitencia religiosa que de una acción libre y tranquila de un ciudadano honesto.

Para pagar el impuesto de renta este año se debe actualizar de nuevo la firma, lo que obliga a ir a la Dian, gastar una mañana... y ahí no termina, pues al suplicante se le da un código para que ahí sí use la vía digital y bajar la factura; si se parquea mal y una grúa se lleva el carro, lo primero es averiguar si fue un robo; luego, ir a los patios, 15 pasos para su devolución, y puede decidir abandonarlo o recibirlo desvalijado: buen ejemplo de cómo quien se equivoca no solo recibe una multa, lo que está bien, sino que es obligado a padecer vueltas infinitas como parte del azote.

Y son muchas las coronas diarias: tomar un bus, ir a un banco, a una EPS, salir de la ciudad y enfrentar peajes (como si fueran gratis) con filas infinitas; en un día podemos perder un cuarto de horas útiles por la inoperancia de las instituciones. Pero no se altere. Si lo invitan a leer, lo espera la desidia: si fue a la Filbo, a la 1 p. m., una cola de mil humanos empapados esperan comprar su boleto; de 10 cajas, solo 2 habilitadas. ¿Quién paga el tiempo ciudadano perdido que podía evitarse con más empleados? Pero está la otra cara. Si por error le cobraron un impuesto y quiere el retorno, tiene que probar que usted es usted, y en ello puede demorarse un año demostrando que la persona de la cédula sí es la misma de carne y hueso. Y la última, el Senado –se supone hogar de causas democráticas– acaba de inventar una nueva treta contra los noticieros: acusarlos falsamente, como hizo su notificador, de que fue golpeado por un camarógrafo, quien solo registraba la noticia, y ¡la noticia fue el mismo mentiroso! Sin los medios, ¿a quién acude el lacerado ciudadano?

¿Por qué en Colombia se persigue y maltrata a los ciudadanos legales? Hay una sensación de que el malandro se sale con la suya (contrabandista, grupos armados, corruptos, narcos). ¿Se podría dejar de despreciar a los ciudadanos legales y hacer sanación de sus vidas sufridas? Mínima modernidad del siglo XXI que aún esperamos.

ARMANDO SILVA
ciudadesimginadas@gmail.com

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA