Bogotá pública

Bogotá pública

Vale la pena preguntarnos dónde está la izquierda y cómo se reconoce.

15 de julio 2017 , 12:00 a.m.

Si persistimos en hablar de izquierda y derecha y le damos al primer giro la extensión de un fortalecimiento de lo público y, por tanto, un favorecimiento democrático hacia la igualdad, entonces me pregunto: ¿entre Petro y Peñalosa, quién es más de izquierda? Contra lo esperado, no creo que la llamada izquierda haya fortalecido lo público en sus 12 años de gobernanza.

¿Quién tiene más popularidad? Sucede que Petro trabajó su popularidad como una de sus misiones centrales. No apuntaba a lo público, mejor fortalecer su propia imagen como redentor o se dirigía a las entidades, sus sindicatos, sus discursos tenían como destinatarios los estratos más bajos, enfrentaba empresa privada, la más notoria las de aseo, para volver luego de evidentes fracasos y dejar como ícono una ciudad devorada por sus basuras; también, otros programas como no subir las tarifas de transporte, dejándolo al borde de su inoperancia, o dar un mínimo de agua vital, donde sí logró resultados públicos.

¿Revocar desde la izquierda haría más pública a Bogotá?

Peñalosa se proyecta más desde lo público, actuando como pensador urbano antes que político. Miremos lo más sentido, el transporte. TM, que ha merecido, con razón, muchas críticas, hoy se proyecta como parte de un sistema integrado con metro, ciclorrutas, metrocables, SITP, semaforización inteligente, parquímetros, que llevan a pensar que podremos destrabarnos; les siguen megaparques como el de Tunjuelo, canchas de barrio, colegios por concesión, centros de salud que descongestionan hospitales; en fin, varias acciones públicas ensambladas. Queda un doble desafío: la reserva Van der Hammen y el TM por la 7.ª, que puede alejarnos del célebre septimazo, uno de los más públicos ideales.

Vale la pena, pues, preguntarnos dónde está la izquierda y cómo se reconoce. Una de sus cualidades es su lenguaje explosivo, acusador y reivindicatorio, pero ¿cambia ello las estructuras de poder? Fortalecer el Estado frente a lo corporativo, pero en ello hacen más los movimientos cívicos, no ideológicos, o el arte llamado público, que impulsa acciones colectivas, o los medios que arrinconan y devalúan a los poderosos retenedores de plusvalías, no solo económicas. El asunto verdadero es cuánto logran las palabras hacerse hechos para cambiar el mundo, pues todos reconocemos que estamos mal y que esto debe cambiar. ¿Revocar desde la izquierda haría más pública a Bogotá?

ARMANDO SILVA
ciudadesimaginadas@gmail.com

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA