Reflexiones en frío

Reflexiones en frío

Los pueblos votan ilustrados, a conciencia o desengañados, o amedrentados o por lo que sea, pero no representan la voz de Dios.

21 de noviembre 2016 , 06:52 p.m.

“Pasados los momentos de efervescencia y calor”, es bueno que hagamos reflexiones en frío. Luego del plebiscito, un entusiasta del No dijo que se ganó porque la voz del pueblo es la voz de Dios. ¿Ese pueblo que eligió a Hitler y a Chávez sí será la voz de Dios? No, señor, los pueblos votan ilustrados, a conciencia o desengañados, o amedrentados o por lo que sea, pero no representan la voz de Dios.

Yo, partidario del Sí, encuentro dos cosas buenas en el No. La primera, que se hicieron aportes valiosos para mejorar el primer acuerdo, y eso el país debe agradecerlo. Y lo segundo, que el No ayudó a que en muchos lugares del planeta donde no saben de nuestra existencia y nos confunden con otros estados, al menos se dieran cuenta de que existimos como país, ya que el comentario universal fue que el mundo está tan raro, tan incomprensible –y algunos comentaristas dijeron que tan patas arriba– que pudieron ocurrir tres cosas: el problema del brexit en el Reino Unido, el No en Colombia y la elección de Trump en EUA.

Todos los años viajo a Europa a dictar conferencias para mostrar lo bello de Colombia. En España, por ejemplo, ya he logrado formar un grupo numeroso de amigos de Colombia que viven muy enterados de lo que aquí pasa. Un resumen de lo que me escribieron a raíz del No es el siguiente: extrañeza total por el No a los acuerdos de paz; algunos lo expresaban de manera muy fuerte diciendo que este país parece estar loco; otros decían que realmente 6 millones no representan a los 48 del país; y el otro comentario es que cuando todo el país debería estar feliz por el Premio Nobel concedido a su Presidente, había sectores del No que parecería que no se alegraban y minusvaloraban el premio. Uno me decía que les faltó grandeza de alma y pelaron el cobre.

Mirando despacio las cosas, no fueron la mayoría de los colombianos los que se expresaron por el No. Fue una minoría ganadora. Realmente, 6 millones no representan a todo el país. Lo mismo hubiera ocurrido si la minoría ganadora hubiera votado por el Sí. Pero eso es lo que llaman democracia, el menos malo de todos los sistemas malos de gobierno.

Sin insultar a los del No y a los del Sí, y poniéndole humor al asunto, en este caso el ácido humor de Bernard Shaw, digamos que “la democracia sustituye el nombramiento por parte de unos pocos corrompidos por la elección por parte de muchos incompetentes”. Así lo dijo él.

En el periódico La Patria de Manizales leí este consejo, que quiero dar hoy a Paloma Valencia y a Fernando Londoño, pertenecientes ambos a ilustres familias del país. Ella, bisnieta de uno de los más excelsos poetas de Colombia, Guillermo Valencia, un hombre de cultura y finura exquisitas, que “sacrificaba un mundo para pulir un verso”. El consejo es: “Asegúrese de tener bien conectado el cerebro antes de poner a funcionar la lengua”.

Conocí de cerca a Fernando Londoño el grande, el inmenso humanista y excelso político, en Manizales. No es posible que su hijo, Fernando Londoño Hoyos, utilice su espacio radial para despotricar de todo mundo. Por ejemplo, el día del plebiscito dijo por la mañana que la Registraduría metería decenas y decenas de tarjetones a favor del Sí. Esto es al menos una calumnia. Fernando, uno es amo de lo que calla y esclavo de lo que dice.


Andrés Hurtado García

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA