Hacia la convergencia

Hacia la convergencia

Es preciso poner fin a la vigencia de la ortodoxia neoliberal y a sus armas letales.

05 de agosto 2017 , 12:00 a.m.

La iniciativa de convocar la más amplia (e inaplazable) convergencia de voluntades en torno a la defensa de los acuerdos de paz de La Habana –de cara a los certámenes electorales venideros– no puede estar circunscrita solo a impedir que la ultraderecha imponga su estratagema obstaculizadora de la convivencia democrática, como aspira la fanaticada de Uribe Vélez con la contribución solapada de Vargas Lleras.

La única forma de atravesarles un dique eficaz es un programa unificado de naturaleza humanista, progresista, democrático y social en el que –en primer lugar– el respeto por la vida –¡por todas las formas de vida!– y el ejercicio no instrumental de los derechos humanos tenga altísima prioridad, y en donde los llamados derechos de “segunda y tercera generación” encuentren aplicación rigurosa al lado de las libertades básicas propias de la tradición filosófica liberal. Esto es, la solidaridad, la tolerancia, el respeto recíproco y la no discriminación.

Colombia sin la vigencia de su histórica confrontación violenta y liberada del narcotráfico, está obligada a introducir transformaciones de fondo en su modelo de desarrollos político y económico. Debe vigorizar el Estado social de Derecho y reconstruir y modernizar las reglas básicas de la convivencia social, así como a corregir los graves desequilibrios determinantes de la pobreza y la miseria extremas que afectan a gran parte de la población desde que entró en vigencia el modelo neoliberal.

El punto central es el de construir un proceso de rectificaciones incorporadas a un proyecto de desarrollo alternativo que sirva de base a la consolidación de la paz con justicia social, a la plena vigencia de la ley. Un programa que favorezca la generación de conocimiento científico, que propicie la dinámica productiva de los sectores agrícola e industrial e impulse el crecimiento económico general.

El punto central es el de construir un proceso de rectificaciones incorporadas a un proyecto de desarrollo alternativo que sirva de base a la consolidación de la paz

Para ello, es preciso poner fin a la vigencia de la ortodoxia neoliberal y a sus armas letales: la subordinación de la política a la economía, la apertura indiscriminada, la privatización de los bienes públicos y la libertad incontrolada del mercado. Nuestro país requiere, igualmente, combatir flagelos como la corrupción y el clientelismo, de forma que le demos curso a un verdadero mejoramiento de la calidad de la política y, desde luego, a la ampliación y fortalecimiento de nuestra debilitada democracia.

La convergencia social y política convocada por la autoridad ética del exjefe del equipo negociador de los diálogos de La Habana, Humberto de la Calle, sustentada en el alto relieve de sus conocimientos constitucionales y el prestigio de su trayectoria pública de más treinta años de servicio al país, puede ser el espacio en el que se construya tal proyecto. Cuenta ahora De la Calle con la aceptación de sectores comprometidos con la vigencia salvadora de la paz.

En ese empeño ya se han producido diálogos con la exministra Clara López y su movimiento Todos Somos Colombia, con el liberalismo de izquierda, con el Partido de ‘la U’ y con otras formaciones políticas alternativas, como las de Gustavo Petro, Sergio Fajardo, Claudia López y Antonio Navarro. Además, con movimientos sociales, étnicos y culturales, estudiantiles y de trabajadores se avanza en la concreción de fórmulas hacia la unidad antes de la primera vuelta en mayo del 2018.

ALPHER ROJAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA