¿Qué pasa en la muerte?

¿Qué pasa en la muerte?

Todos los difuntos, buenos y malos, pasan a la presencia de Jesucristo, Juez infalible.

01 de abril 2018 , 01:44 a.m.

Ni el científico ni el filósofo pueden dar respuesta a esta pregunta. Se sale de su alcance. Ellos solo ven el más acá de la muere, no el más allá. Solo Jesús, que ve tanto el más acá como el más allá de la muerte, nos da la respuesta clara e infalible: ¿qué pasa en la muerte? ¿Qué sigue a nuestra muerte? ¿Es la muerte la extinción absoluta de nuestro ser, o seguimos viviendo en otro mundo y en otras condiciones?

Es cierto que somos eternos. La muerte no es la disolución definitiva del ser humano, sino el paso a una vida irrevocable de acuerdo con las obras que haya hecho en la vida temporal. El libro del Apocalipsis dice claramente: “Sus obras –las de los difuntos– les acompañarán”. Apoc. 14, 13. El que muere se encuentra con Jesucristo, el Juez insobornable, quien da el fallo infalible y definitivo de cada ser humano de acuerdo con todos los actos de su vida, buenos y malos.

Veamos el contexto de este pasaje del libro de san Juan, el Apocalipsis: “Oí una voz que decía desde el cielo: Escribe: Dichosos los muertos que mueren en el Señor. Desde ahora sí –dice el Espíritu–, que descansen de sus fatigas porque sus obras les acompañarán”. Ap. 14,13

San Mateo, en su evangelio, escenifica el juicio final, drama que comienza de esta manera: “Cuando el Hijo del Hombre, es decir, Jesucristo, venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria. Serán congregadas, ante él, todas las naciones y personas, y él separará a los buenos de los malos, y dirá a los primeros: “Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del reino, preparado para vosotros, desde el comienzo del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer... Lo que hicisteis con los seres humanos en necesidad, conmigo lo hicisteis”. Entonces Jesús, el Juez eterno, dirá a los de su izquierda: “Id malditos al fuego eterno. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber...” Mt. 25, 31-46.

Se trata, según dijimos, de una dramatización, elaborada por el evangelista Mateo. La verdad de fondo queda en pie: Jesús decide, para siempre, la suerte de los difuntos: premio o frustración definitiva e irrevocable, de acuerdo con las obras que haya hecho cada uno en esta vida temporal. “Venid, benditos de mi Padre...” O bien: “Id malditos al fuego eterno”. Luego las obras que realicemos durante nuestra vida temporal tienen un valor definitivo y eterno en la otra vida. Aquí, en esta vida temporal, nos jugamos nuestra suerte eterna. El presente decide de nuestro futuro. “Nuestras obras nos seguirán hasta la vida eterna”, según Jesús, Palabra eterna de Dios.

El criterio es divino: quien realizó obras de amor en servicio del prójimo, en recompensa será invitado a entrar en el reino de los cielos, para siempre. En cambio, quien no pensó en el prójimo ni hizo lo posible de su parte para remediar sus males y satisfacer sus necesidades deberá entrar en el reino de la muerte ‘segunda’, frustración total y definitiva. Ver Apoc. 20,6.

De modo que aquí tenemos la respuesta divina a la pregunta hecha en el título de este artículo: ¿qué pasa en la muerte? Todos los difuntos, buenos y malos, pasan a la presencia de Jesucristo, Juez infalible, quien decide, con juicio infalible, la suerte de ambos: “Venid, benditos de mi Padre”. O “Id malditos al fuego eterno”, metáfora que no sabemos con certeza cómo interpretarla. Una cosa es cierta: tal metáfora enuncia la suerte eterna de cada ser humano: frustración definitiva y eterna del condenado, o felicidad sin término para el justo. Lo que es igual a decir: la muerte no equivale a la extinción de una persona. Entonces comenzará lo definitivo: gloria y felicidad para siempre, o frustración y fracaso por toda la eternidad, de acuerdo con las obras de cada uno.

Vale la pena tener en cuenta esta verdad dicha por Jesús, sobre nuestra suerte definitiva. Piénselo. Todavía es tiempo.

ALFONSO LLANO ESCOBAR, S. J.

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.