¡Nos están robando la Navidad!

¡Nos están robando la Navidad!

La Navidad debe ser una fiesta familiar en la que predominen la alegría, la luz, la unión, la paz.

14 de diciembre 2017 , 12:00 a.m.

La reciente visita del papa Francisco nos recordó que Colombia es un país católico. Seguimos siendo seguidores de Jesús. Demos una muestra más de ello celebrando, como buenos católicos, esta Navidad.

Pero, ¡ojo! Nos están robando la Navidad. La están convirtiendo en una fiesta pagana en la que solo predominan el comercio, el licor, la parranda. Los símbolos dicen mucho: el árbol de Navidad y el Papá Noel, ambos paganos, no cristianos.

El símbolo cristiano es el pesebre, que tiene su origen en san Francisco de Asís, en el siglo XIII. Solo el pesebre es auténticamente cristiano. Por eso, toda familia debe armar su pesebre, procurando que los padres de familia, sobre todo la madre, les expliquen a los niños el sentido profundo del pesebre.

Para ello les debe leer el evangelio de san Mateo, capítulos primero y segundo, o san Lucas, capítulo segundo.

Jesús, el Hijo de Dios, nace en pobreza, en humildad, en íntima cercanía a nosotros. En Jesús debemos reconocer la presencia de Dios que se acerca al Hombre, de Dios que quiere establecer amistad con cada familia, con cada ser humano. Jesús nace entre nosotros para revelarnos el amor de Dios, la cercanía de Dios, la amistad de Dios con el hombre.

¡Ojo! Nos están robando la Navidad. La están convirtiendo en una fiesta pagana en la que solo predominan el comercio, el licor, la parranda.

El pesebre es el testimonio elocuente del amor de Dios a cada ser humano. Allí se le acerca a cada ser humano para entablar amistad con él. Más no se podía acercar Dios al hombre: un pesebre, unos pastorcitos, un par de animales, silencio y oración.

Dios se presenta como un niño que nos musita al oído: “No temas, te traigo la presencia de Dios, el amor de Dios, el perdón de Dios”. En Jesús, Dios se hizo a nuestro tamaño, a nuestro alcance. Dios niño, Dios cercano, Dios humilde, Dios que nos trae su amor y su perdón. Jesús nos habla a gritos de la presencia de Dios, del amor de Dios. Dios en forma de niño: eso es Navidad.

Pero, no. Los paganos se empeñan en quitarnos la Navidad, en hacer de ella una fiesta pagana en la que prevalece todo lo material: compras, regalos, música y licor; árbol de Navidad y Papá Noel. Lo de menos es Jesús.

No hay que alejarse de la casa para celebrar la Navidad. La Navidad debe ser una fiesta familiar en la que predominen la alegría, la luz, la unión, la paz. Todos juntos ante el pesebre, rezando la novena.

No nos dejemos arrebatar la Navidad por los paganos, que han hecho de la Navidad una fiesta pagana: árbol de Navidad, Papá Noel, fiesta, parranda y licor. ¡No y no! Ante todo, debemos prepararnos haciendo una novena verdaderamente cristiana, de la cual sacan más provecho los niños. Para ellos son la novena de Navidad, los villancicos, los gozos, las maracas, el tambor.

Preparémonos para la Navidad con sentido cristiano. Recibamos a Jesús con alegría, en familia, con música y amor. Abrámosle a Jesús nuestra casa y nuestro corazón.

Manos a la obra: a armar el pesebre todos juntos, empezando por papá.

¡Bienvenido, Jesús, presencia humilde de Dios! Te recibimos con fe. La fe nos dice que tú eres la presencia de Dios, el Hijo de Dios, el amor de Dios. ¡Ven, Jesús, no tardes tanto!

ALFONSO LLANO ESCOBAR

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA