La Candelaria

La Candelaria

La mística del trabajo en grupo, tan caro a los artistas; en ello La Candelaria es un ejemplo de la convivencia entre vida y arte.

05 de agosto 2016 , 05:58 p.m.

Cada uno labra su camino, y en la acción yo escogí el anarquismo creativo sobre la militancia política. El panfleto y la retórica doctrinal, de derecha o de izquierda, me parecen aguas de un río que desembocan en un unívoco mar. Por eso no olvidaré la impresión que en los 80 me causó ver 'Guadalupe años sin cuenta', del Teatro La Candelaria; entendí que desde el arte también se podía acceder a lo social, y recuerdo una mezcla de profunda ironía y una mirada descarnada de la realidad en esa presentación, y en eso se ha fundado la potencia y permanencia del Teatro La Candelaria en su medio siglo de existencia. Rigor y una estética autónoma. Además, la mística del trabajo en grupo, tan caro a los artistas; en ello La Candelaria es un ejemplo de la convivencia entre vida y arte.

Imágenes, sensaciones viajan en mi memoria de algunos encuentros con los ‘candelos’. Cómo olvidar al sargento Velandia, interpretado por el carismático sevillano Álvaro Rodríguez, o al terrateniente don Floro, caracterizado por el irónico quevediano Santiago García, o al finado y querido Fernando Peñuela actuando en una obra experimental sobre 'Alicia en el País de las Maravillas' o al estudioso Coco Badillo fungiendo de Quijote en un montaje sobre la obra inmortal de Cervantes. Y qué decir del espíritu revolucionario del desaparecido Pacho Martínez y la vida actoral y aguerrida de Inés Prieto.

De ideología de izquierda, por supuesto, La Candelaria nunca dejó de interesarse por otras obras no ‘comprometidas’, pero siempre puso su talento al servicio del arte dramatúrgico. Partían de allí para escarbar en el inconsciente popular porque el ser humano ha evolucionado externamente, pero sus pasiones y la injusticia siguen siendo las mismas... y ellos optaron por desarrollar con fino humor el ámbito de los desvalidos y fracasados del mundo. 'El paso', una extraña y magnífica obra, anuncia el espectral mundo paramilitar y los señores oscuros del campo.

Alguna vez recuerdo, en un Festival de Teatro de Manizales, el impacto que causó la obra chilena 'Cariño malo', interpretada y dirigida por unas mujeres audaces y lúcidas; salimos maravillados de la puesta en escena, y le pregunté al maestro García qué le había parecido la escenificación; me miró escéptico, y con gracia borgeana me respondió: “Es como la música de Beethoven porque ataca los sentimientos, jamás el alma”.Alfonso Carvajal

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA