El día después de la crisis de Hidroituango

El día después de la crisis de Hidroituango

La teoría del caos nos ayuda a explicar por qué suceden las crisis empresariales.

25 de mayo 2018 , 12:00 a.m.

Si dejamos caer una gota de agua en la mano no podremos predecir con certeza cuál será su camino. La inclinación de la mano, las vellosidades, la temperatura de la sangre, el tamaño de las venas, hasta el más mínimo detalle pueden alterar el curso de esta gota.

Y como vivimos en una realidad caótica, estamos expuestos a increíbles variables y alteraciones difíciles de presagiar. Por eso suceden las crisis corporativas, porque el mundo empresarial vive de la misma forma como vivimos las personas: somos todos elementos pequeños en un sistema natural cuyas acciones pueden generar grandes reacciones que nos pueden sobrepasar, dependiendo de las circunstancias y del ambiente.

Las crisis son pequeñas monstruosidades nacidas de repente en una atmósfera donde reinaban el equilibrio y la armonía. Pueden salir de su cáscara con dientes muy filudos o pueden ser cándidas e inofensivas; pueden crecer muy rápido, mutar y reproducirse, o pueden morir al instante. Nunca se sabe; nunca lo sabremos. Además, tienen características que los destacan de otros eventos: unicidad, sorpresa y pluriformidad.

Causan miedo, pero hay que enfrentarlas y asumirlas con prudencia y estoicismo. Porque lo importante al final –sin importar el tamaño de las circunstancias negativas– es cómo nos levantaremos el día después de la crisis.

No fue suficiente para algunos, en las catástrofes nunca lo será, pero se percibe que el Gobierno y EPM han hecho todo lo posible para que la crisis no genere pérdidas distintas de las materiales.

Independientemente de las responsabilidades, acciones y omisiones en el caso de Hidroituango, hemos estado enfrentando una crisis nacional que afecta a miles de habitantes de cuatro departamentos y que podría generar estrés al sector eléctrico que le lleva luz a todo el sistema interconectado.

A raíz de los eventos del proyecto, EPM ha recibido el respaldo de algunos líderes de opinión, candidatos presidenciales, influenciadores de redes sociales, agremiaciones y políticos. También aparecieron fuertes críticos que buscaron un castigo público y vergonzante para los responsables, que aún desconocemos, mientras las familias que viven en la costa del río Cauca corrían asustadas huyendo del caudal.

Los esfuerzos por ayudar a decenas de miles de personas continúan. Se activaron la asistencia humanitaria de emergencia, los subsidios de arriendo, el apoyo psicosocial y el restablecimiento de servicios básicos. No fue suficiente para algunos, en las catástrofes nunca lo será, pero muchos perciben que el Gobierno Nacional y EPM han hecho todo lo posible para que la crisis técnica y empresarial no genere pérdidas distintas de las materiales.

En redes sociales, como es costumbre, se dividieron en bandos. Los que señalaban culpables de forma inclemente, y los que prefirieron hacer a un lado el afán innato que tenemos los seres humanos por señalar, para enfocarse en lo primordial en este momento: la población que lo estaba perdiendo todo.

Ya luego vendrán las investigaciones, las acusaciones y los pleitos. Serán necesarias. Para ese entonces los abogados se encargarán del asunto; en el entretanto, somos el resto de colombianos los que debemos estar preguntando cómo seguir ayudando a la población de Valdivia, Briceño, Ituango, Tarazá, Cáceres, Caucasia, Nechí, Guarandá, y otro puñado más.

La gota de agua cayó en la mano y la crisis técnica le llegó a la industria; la reputacional, a EPM; y la social, a Antioquia, Córdoba, Sucre y Bolívar. Seamos todos los colombianos los que nos encarguemos de salir de esta situación caótica y nos levantemos siendo más fuertes el día después de la crisis.

ALEJANDRO RIVEROS

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.