Mi voto, mi decisión

Mi voto, mi decisión

¿Una autoderrota? El voto en blanco es un voto propositivo, que no nace del odio ni del personalismo

16 de junio 2018 , 12:00 a.m.

Es natural que a escasas 24 horas de la jornada electoral, los ánimos estén crispados y las pasiones encendidas. Es no solo natural sino hasta deseable porque, como lo he escrito otras veces, sugiere que entre 15 y 20 millones de colombianos siguen creyendo en el mejor –aunque imperfecto– sistema de gobierno que la humanidad ha sido capaz de diseñar, la democracia.

De verdad. Que en un país repleto de víctimas y marcado por el trauma, las personas hayan transitado la campaña presidencial del 2018 intercambiando ideas en lugar de balas es histórico. Ojalá muchas ideas no hubieran estado mezcladas con insultos, pero quiero recordarles a quienes lo olvidan que hubo un tiempo en que el balance de las jornadas electorales estaba lleno de estadísticas de Policía, Ejército y Medicina Legal.

Yo lo sé porque estuve ahí, y cuando digo ahí me refiero al cuarto de autopsias de un hospital en donde yacía el cuerpo baleado de un candidato presidencial. No hace mucho.

Si no apreciamos el progreso que hemos hecho en las últimas dos décadas y media para defender y perfeccionar la democracia constitucional en Colombia, no seremos capaces de preservarla.

El debate ideológico acalorado está muy bien. Lo que no está bien es demonizar a quienes vamos a votar en blanco y tergiversar las razones de esa decisión. A un movimiento que se describe como una verdadera alternativa democrática no le queda bien afirmar, como lo hizo en una entrevista esta semana el candidato Gustavo Petro, que “el voto en blanco es una autoderrota”.

¿Una autoderrota? El voto en blanco es un voto propositivo, que no nace del odio ni del personalismo. No es un proyectil que, pretendiendo hacerle daño al adversario ideológico, termina devolviéndose en contra de las propias ideas. No es el reconocimiento de que no hay opciones, sino todo lo contrario: la defensa de una opción distinta, una vía de centro que servirá de contrapeso a la polarización y jugará un papel importante en la fiscalización del próximo gobierno –el de Duque o el de Petro–, ayudando, ojalá, a construir ese gran pacto nacional que llevamos medio siglo imaginándonos.

Los ‘votiblanquistas’ sabemos que hay un descontento popular que es justificado, porque la marea de la prosperidad no ha elevado a todos por igual. Pero sabemos también que ese descontento legítimo y real está siendo utilizado por ideologías de izquierda y de derecha en todo el mundo para desmantelar las instituciones e instalar la noción de que el partido en el gobierno tiene derecho a tomarse el Estado.

Votar en blanco es doblar la apuesta por el fortalecimiento de las instituciones, la separación de los poderes y el respeto a las libertades individuales –el caldo del que está hecha la democracia– por la vía del diálogo y la conciliación. Es una opción respetable, y no me sorprendería que, como lo sugieren algunas encuestas, llegara a sacar por encima del 15 por ciento de la votación. Cualquiera que sea el resultado, el voto de los moderados ya ganó un espacio sobre el cual hay que seguir construyendo.

En lo personal, lamento que algunos de los líderes que acompañaron a Sergio Fajardo en la primera vuelta hayan optado por unirse a las otras campañas, en lugar de seguir respaldando esa propuesta de centro que conquistó tantos adeptos el 27 de mayo. Pero, aun así, respeto sus decisiones y jamás se me ocurriría tildarlos de irresponsables ni adjudicarles culpas históricas por los resultados que se puedan producir mañana.

Creo que demonizar y tergiversar las razones del voto de los otros tiene también un elemento de narcisismo, como si todo en esta campaña electoral tuviera exclusivamente que ver con los candidatos en contienda y no con nosotros, los electores. A quienes les moleste que vaya a votar en blanco les digo: mi voto, mi decisión.

ADRIANA LA ROTTA 

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.