De espejismos y utopías

De espejismos y utopías

El próximo acuerdo con las Farc no existe. Existe el que se acaba de firmar en La Habana y, por lo demás, existe la guerra.

09 de septiembre 2016 , 08:00 p.m.

Hay un compatriota que, como yo, lleva décadas viviendo fuera del país y con quien con frecuencia hablamos de colombianadas: cómo le está yendo de bien a Nairo, cómo le pareció el último partido de la Selección, cómo andamos de provisión de bocadillos (yo ando mal). Rara vez discrepamos, pero creo que ambos nos sorprendimos el otro día cuando descubrimos que nuestras posiciones sobre el acuerdo de paz no podrían ser más distintas. No hemos vuelto a tocar el tema para no profundizar el abismo que amenazó con abrirse entre nosotros, pero me quedé pensando en la conversación, porque es muy parecida a la que uno ve dando vueltas en las redes sociales y que a los partidarios del No les encanta instigar.

Más allá de la falacia de que si gana el No las partes van a volver a la mesa de negociaciones a “mejorar” el acuerdo, muchos de los argumentos que se repiten y se reproducen tienen ese mismo aire de espejismo. Es la idea de que este acuerdo está lleno de imperfecciones y cabos sueltos y es mejor esperar a que se negocie el próximo acuerdo para poder darle nuestro irrevocable Sí.

Yo también querría vivir en un universo paralelo en donde la realidad no es la realidad, pero el próximo acuerdo con las Farc no existe. Existe el que se acaba de firmar en La Habana y, por lo demás, existe la guerra.

Volviendo a la conversación que motivó esta columna, uno oye decir que es preferible votar No porque el conflicto no se va a acabar debido a que el Eln y las bandas criminales van a seguir operando. Es decir que es mejor negarse a desarmar a ocho mil guerrilleros y reintegrar a otro tanto de milicianos de las Farc, ya que hay otros actores que persisten en alterar el orden público. Es un razonamiento que no solo desafía la lógica, sino que –ojo al espejismo– propone un escenario por allá en el futuro en el que todos los grupos al margen de la ley deciden dejar de existir al mismo tiempo.

Primo de este razonamiento es el que justifica el No porque habrá elementos de las Farc que se nieguen a desmovilizarse. Como si tener un ejército rebelde organizado y agrupado alrededor de la misma marca fuera preferible a tener a delincuentes sueltos como tienen y combaten los demás países. La utopía aquí es que las desmovilizaciones de grupos armados cobijan a todos y cada uno de los miembros, algo que estoy segura no ha pasado ni aquí ni en ninguna parte.

Uno oye también que es mejor rechazar el acuerdo porque, en todo caso, el narcotráfico no va a desaparecer. En este escenario, es mejor que las Farc sigan activas en el comercio de drogas ilícitas en lugar de que, como se han comprometido a hacer, no solo rompan sus vínculos con ese negocio, sino que cooperen con el Estado en combatirlo. Me cuesta seguir el razonamiento, pero sobre todo me cuesta creer que aún no sea obvio que la desaparición del narcotráfico no depende de los colombianos, por más esfuerzos que hemos hecho. Como lo comenté en una columna reciente, el narcotráfico es un negocio multinacional que se combate, sin éxito, a nivel nacional.

No voy a pretender que firmar la paz después de cinco décadas de guerra va a ser fácil, inclusive para muchos de quienes son partidarios irrevocables del Sí. Y más difícil que firmarla será implementarla en todos sus apartes, muchos de ellos complejos y ambiciosos. Pero pretender remplazar por espejismos y utopías la posibilidad concreta de disolver el ejército de las Farc no le hace un favor a nadie. Especialmente a los partidarios del No, que, de salir victoriosos en el plebiscito, van a encontrarse con que no hay más que una realidad, la de la vieja y consabida guerra.

Adriana La Rotta

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA