La resistencia es apartarse

La resistencia es apartarse

El problema es que somos Colombia, y eso de pensar con cabeza fría no se nos da muy bien.

11 de agosto 2018 , 12:00 a.m.

No sé si vayamos rumbo al abismo o hacia tiempos mejores, lo que sí creo es que se nos está yendo la mano con las pasiones que despierta la situación política del país. Es que nos botamos como locos a mandar frases lapidarias.

No llevaba Iván Duque veinticuatro horas de presidente, y ya estaban diciendo en internet que estaba incumpliendo promesas y que su gobierno era un régimen, cuando, hasta donde se sabe, ganó unas elecciones. Lo mismo decían quienes no gustaban de Santos, que lo suyo era una dictadura. Es decir, la misma táctica de saboteo, solo que desde orillas diferentes.

Es más, apenas Duque ganó las elecciones, fue tendencia en redes sociales #LaResistencia. Hasta ahí, bien; todo gobierno necesita una oposición, ojalá firme y reflexiva, llena de argumentos y no de odios aleatorios.

El problema es que somos Colombia, y eso de pensar con cabeza fría no se nos da muy bien. Encima, muchos de los que volvieron el hashtag tendencia empezaron a botar memes con imágenes de 'La guerra de las galaxias', 'Terminator', 'V la batalla final' y 'La casa de papel', como si Colombia fuera quién sabe qué saga épica. Yo no sé si meterse tanto en la película, literal, reste en lugar de aportar.

Mientras eso pasaba, a Sergio Fajardo no lo dejaban en paz. Si se iba a ver ballenas, mal; si tuiteaba que buenos días, peor. Le caían con respuestas tipo “¿qué tienen de buenos?”, frase más acorde con el personaje de doña Florinda que con gente que, en teoría, está dispuesta a construir un mejor país.

Todos hemos sido Fajardo en algún momento de la vida y hemos preferido mirar hacia otro lado y callar cuando de situaciones comprometedoras se trata. Es hora de superarlo y seguir con nuestras vidas.

Eso pasaba y sigue ocurriendo, y yo creo que una de las claves para mejorar es dejar las diferencias atrás y mirar hacia el futuro. Es hora de dejar descansar al hombre, que no tiene mayor responsabilidad con ninguno de nosotros. Además, no sé qué esperaban de él. No se identifica con el Centro Democrático, tampoco con Petro, pero si tuviera que escoger, fijo escoge la derecha, que fue lo que a la larga hizo, sin reconocerlo de frente.

Fuera de la segunda vuelta, Fajardo hizo la de Pilatos: no quiso comprometerse y se lavó las manos, esperando salir limpio del asunto. No lo logró, como era de esperarse, y se le fueron encima quienes lo veían como un salvador. Reprobable o no, todos hemos sido Fajardo en algún momento de la vida y hemos preferido mirar hacia otro lado y callar cuando de situaciones comprometedoras se trata. Es hora de superarlo y seguir con nuestras vidas.

A mí tampoco me mata el nuevo presidente, así como tampoco me gustaría tener a Petro en la Casa de Nariño, pero, en cualquiera de los dos casos, lo mínimo es esperar y bajarle al tono, que nos estamos sobreactuando.

A esta hora estamos acabando con Ernesto Macías por el discurso incendiario que dio el pasado 7 de agosto, cuando lo cierto es que estamos en una onda parecida. No seremos presidente del Congreso, tampoco tendremos todos los micrófonos a nuestra disposición ni usaremos sus mismos términos, pero andamos por ahí escupiendo veneno de una u otra manera. Y si las formas de Macías no aportan, las del pueblo que quiere un cambio, tampoco. Él no ve que haya hecho nada malo con sus discursos porque la cabeza y el cinismo no le dan; no corresponde igualarse a él.

A estas alturas no tengo claro si de verdad me interesa la política o si la sigo porque todos a mi alrededor opinan tanto de ella que no me queda otra que seguirles la corriente. Me he propuesto no hablar del tema por un buen tiempo, así nadie me lea, porque, aunque sea lo que más vende por estos días, hablar del nuevo gobierno y sus contrarios me tiene bajo de ánimo. Discuto y vocifero, tomo partido y refuto con vehemencia como cualquiera, pero es solo una fachada; tanta cólera me está matando el alma.

ADOLFO ZABLEH DURÁN

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.