México, entre la esperanza y la incertidumbre

México, entre la esperanza y la incertidumbre

Reconciliar México como pretende el presidente electo significa generar confianza.

04 de julio 2018 , 12:00 a.m.

La izquierda tuvo en México una victoria contundente; pero más que la izquierda gana un hombre: Andrés Manuel López Obrador. Es la tercera elección presidencial a la que se presenta. La primera fue trágica, bajo la sospecha de la corrupción y el fraude electoral y apenas medio punto diferencial. Aquellas elecciones las ganó el PAN de Calderón, y Obrador se instaló en el Zócalo durante meses y meses. Las segundas supuso el resurgir efímero del PRI tras haber sido derrotado en setenta años por Fox y ser desalojado de Los Pinos. Peña Nieto ni supo, ni quiso, ni pudo quizás revertir el paso de la historia y lleva al PRI a su desastre más absoluto.

Hoy López Obrador, paciente, y tras recoger el descontento social y político y apaciguar el ánimo y vehemencia de los grandes empresarios (en México el abismo entre grandes empresarios y el resto decidía unas presidenciales en otros tiempos) se erige con una mayoría sólida y aplastante de millones. El México hastiado por la corrupción, el México que se siente abandonado por los oligarcas del poder y las familias todopoderosas que tejieron las redes clientelares y corruptas durante décadas, han votado por el cambio. No tanto por la ideología de Amlo (acrónimo de su nombre y apellido), esta entre lo social y populista, cuanto por un hilo de esperanza de cambiar e invertir el paso de la historia y del presente de México, el país más grande del mundo de habla hispana y en el que 89 millones de mexicanos estaban llamados a votar, a renovar y a reunir en torno a Obrador un nuevo proyecto que rompa con las viejas inercias del poder. Llevarlo a cabo será otra historia, otro cantar.

México se enfrenta a su transición política, social y económica. Sobre todo las dos primeras con la tutela de la última. No es tiempo de revoluciones ni de involuciones, tampoco de populismo vacuos, estériles y demagógicos. La experiencia de los populismos de izquierda en América Latina, su fracaso, son hoy bien conocidos. López Obrador es consciente de ello. Sabe que reconciliar significa hablar, consensuar, pero también y sobre todo liderar. Liderar en lo político, liderar en lo social, otorgar estabilidad y confianza a las inversiones extranjeras. Luchar contra la corrupción descarnada y cancerígena que corroe las entrañas públicas y también privadas del país. Afrontar una política fiscal y tributaria moderna, justa, equilibrada pero que no ahogue ni el consumo ni la inversión, mas suficiente para llevar a cabo unas políticas sociales y de redistribución justas, necesarias y urgentes.

Obrador no solo gobernará con el mayor poder que ha tenido nunca la izquierda en el país. Habrá de hacerlo con inteligencia, sin sectarismo, eliminado o rebajando la enorme polarización política en el que se sumerge el país. Deberá ser un presidente de reencuentros, de diálogo, de consenso por mucho que él, y sobre todo él, porque Morena (partido ‘ad hoc’) y sus aliados, solo son él, haya alcanzado cotas de poder inimaginables en el país, en las cámaras y en algunas gobernaciones.

Sus retos son luchar frente a la corrupción, una corrupción voraz, rapiñadora, y aquí amén de su propia honestidad deberá tener un decálogo de medidas para afrontarla, desde la educación, a la sanidad, la cultura de la mordida, el tráfico de influencias, el nepotismo, la prevaricación, la contratación pública, el poner al frente de instituciones en todo el país a personas honestas y ejemplares, tarea sin duda hercúlea. Deberá luchar frente a la violencia, una violencia que desde el 2006 ha atrapado y arrodillado al país en una guerra sin fin entre narcos y Estado, miles de ciudadanos masacrados, cientos de periodistas silenciados y torturados, candidatos políticos asesinados en los últimos meses y una creciente inseguridad ciudadana que aterroriza.

Reconciliar México como pretende el presidente electo significa generar confianza. Su elección debe generar confianza y sus primeros pasos han de ir encaminados por esa senda, siendo como son, y conociéndolo el candidato que son muchos, a pesar del vuelco electoral y sunami político que vive el país con su elección.

Los desafíos son descomunales en un país con unos recursos extraordinarios, no solo en hidrocarburos, pese a tener fechas de caducidad las reservas de petróleo, sino de todo tipo. El miedo a expropiaciones y nacionalizaciones ha sido aventado por los intereses económico y empresarial. México tiene un vecino al norte que no le permitirá derivas populistas ni bolivarianas. Obrador lo sabe, como también sabe que esas medidas no conducen a nada. Reconciliar es reeducar un país para la convivencia, la democracia, el respeto, la pluralidad, la vida, la libertad y la justicia social. Como otro líder mundial, Obrador aún no lo es y el tiempo dirá si liderará la voz de América Latina o no, ha apelado igual que hizo el argentino Bergoglio en sus primeras palabras a los pobres. Toda una declaración de intenciones y de principios, pero también de justicia en un país donde la brecha social y económica es una sima insondable.

La pobreza se erradica con educación, con recursos eficientes, con formación, con empleo, con acceso a trabajos dignos, a tierras, a sustentos, a ayudas al emprendimiento, con microcréditos, eliminado la corrupción, estableciendo un sistema fiscal y tributario justo, proporcional y que luche contra el fraude y la evasión, atrayendo inversión, no jugando caprichosamente con la deuda pública y aumentado irresponsable y demagógicamente el gasto público. Gobernar México para los mexicanos es una tarea hercúlea de alguien que ha hecho su razón de vida en los últimos veinte años llegar a la presidencia. Ahora lo ha conseguido. El desafío es titánico. Las esperanzas siempre son lo primero que se quiebran. El presidente lo sabe. En sus primeras medidas irá el germen del acierto o del fracaso para su presidencia. Cambiar el curso de la historia tiene algo de sentimental, pero la realidad es más adusta, más agresiva y menos benevolente.

ABEL VEIGA COPO

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.