De aquí y de allá

De aquí y de allá

Duele la ola de corrupción al más alto nivel judicial; consuelan su destape y su reprobación.

31 de agosto 2017 , 12:00 a.m.

Me ha emocionado profundamente el magistral artículo del R. P. Alfonso Llano Escobar, publicado en este diario con motivo de su llegada a los 92 años de edad. El encanto de su texto y de sus reflexiones, no exentas de buen humor, me llevó a hallar y comprobar que, en mi caso personal, me encuentro a punto de cumplir 96 y no 95 años, como ilusamente pensaba. De esta suerte, me son aplicables muchas de sus conclusiones, tanto las melancólicas como las festivas.

Con la sola diferencia de que una nueva vida en soledad la determinó el fallecimiento de la esposa con quien había convivido amorosamente alrededor de 65 años. Si bien mitigada por la supervivencia de cinco hijos comunes, quienes han venido a alegrar, con su propia descendencia, la sensación de vacío propio de la edad provecta. Tales reflexiones me indican, asimismo, la imposibilidad física de preservar la rigurosa periodicidad de esta columna y, de consiguiente, a solicitar la indulgencia de los siempre amables lectores.

* * * *

Por lo demás, mirando al entorno del país, encuentro una serie de acontecimientos que lo sacuden para bien o para mal. Entre los primeros, sobresalen los preparativos de la visita inminente del papa Francisco, cuya sola personalidad destacará las gestiones oficiales por la paz de Colombia y el desarme del principal de los grupos armados. Ejemplo que se espera siga el segundo en la escala de la insurrección, con escrupulosa seriedad en el recuento y la entrega a la ONU de sus recursos y medios de combate.

Los dineros corruptores de la firma brasilera Odebrecht han penetrado esferas que parecían herméticas e inmunes a contaminaciones foráneas

De resto, duele la ola de corrupción al más alto nivel judicial, pero a la vez consuelan su destape y la franca reprobación de estas anomalías por las autoridades superiores de dicha rama y, en general, del Estado democrático de derecho, que así sale indemne de las encrucijadas. Aunque el panorama se oscurezca y no falten las manzanas podridas en el Legislativo, donde no ha faltado la mano severa de la administración de justicia, representada por el Fiscal General de la Nación.

Tampoco ha faltado en otros órdenes, pero aparentemente se ha incurrido en excesos al enjuiciar conductas como la de Luis Fernando Andrade por razón de sus azarosas funciones en la ANI. Si se hubiera retirado a tiempo, le habría ido mejor y no se habría prestado a que lo enredaran en sospechas de manejos irregulares.

En contraste con cuanto prevalecía en nuestra lejana juventud, los partidos políticos no congregan a las masas populares, y menos a sus dirigentes. Botones de muestra son los ramilletes de candidatos presidenciales que se han distanciado de sus aleros protectores y preferido atenerse a sus propias fuerzas. Más en ellas que en la popularidad histórica de sus banderas tradicionales.

Los dineros corruptores de la firma brasilera Odebrecht han penetrado esferas que parecían herméticas e inmunes a contaminaciones foráneas. Tales las denunciadas por la exfiscal de Venezuela Luisa Ortega Díaz, quien protagonizara espectacular huida a Colombia y en Costa Rica acusara al presidente de su patria, Nicolás Maduro, de haber desviado para fines de corrupción entre ocho y diez millones de dólares. La liebre se le ha escapado repetidas veces de las manos para reaparecer, bien protegida, en Brasilia o en Centroamérica. Lo mismo ha ocurrido en Guatemala con la cacería, hasta ahora frustrada, del investigador Iván Velásquez.

Cada día aparecen en América Latina nuevas expresiones contra el oleaje multifacético de la corrupción, originada en fuentes comunes o en otras de cosecha propia, al amparo de la sed de enriquecimiento inescrupuloso y delictuoso que no conoce fronteras.

ABDÓN ESPINOSA VALDERRAMA

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA