Reclusión eficaz

Reclusión eficaz

No por castigar o por venganza se puede edificar una sociedad sana.

05 de julio 2017 , 12:00 a.m.

Señor Director:

Es ineludible enfrentar el sistema penitenciario, como refiere su editorial ‘Vigilar y educar’ (4-7-2017): no por castigar o por venganza se puede edificar una sociedad sana.

Es fundamental atacar la causa del problema, no los síntomas del fracaso de la resocialización y las detenciones preventivas por dizque sospecha de quien va contra la ley. La sanción es consecuente, siempre que se dé oportunidad de cobertura de educación de calidad, pertinencia, acompañamiento y valores a detenidos que entran resentidos y salen con sed de venganza. Si las cárceles tienen bibliotecas, si hay indicadores de gestión, si el diploma va acompañado individualmente de la principal fortaleza de cada ‘nuevo bachiller’ –p. ej., NN: persistencia; NN: curiosidad intelectual; NN: recursividad; NN: generosidad u otro valor–, seguro sanaremos como sociedad. Seguir manipulando verdades a medias y siendo juez y parte no ayuda, aun con la entrada en vigor de la Ley 1760/2015, que racionaliza la detención preventiva. Recordemos a Pascal: “La justicia sobre la fuerza es la impotencia, la fuerza sin justicia es tiranía”.

- Diego Casabianca Escallón

No más intolerancia

Señor Director:

Por culpa de la intolerancia, como informó EL TIEMPO, un energúmeno conductor, en la calle 100 con 15, en Bogotá, golpeó ferozmente a un ciclista y huyó de la escena del crimen porque hubo lesiones personales.

Nada justifica que las iras reprimidas se descarguen contra el primero que se cruce en el camino. En este caso, con los datos registrados en el celular de la víctima, las autoridades deben ser acuciosas en ubicar al violento para que responda ante la justicia. Sería un buen ejemplo para que no se dejen espacios a nuevos hechos, motivados por la impunidad.

Antes de actuar, reflexionemos y recapacitemos para ganarles la partida a las pasiones negativas y que, a cambio, operen las positivas para que a nuestros actos los gobiernen la sensatez, la cordura, el respeto, la tolerancia y la sabiduría, no la intolerancia, fuente de violencia y, por ende, de muchas desgracias. No olvidemos aplicar la cultura ciudadana.

- Édgar Guillermo Bejarano Chávez
Bogotá

Transporte intermunicipal

Señor Director:

Con motivo de las fiestas sampedrinas y aprovechando estos puentes, viajé a la capital a visitar a mis hijas. Pero mi sorpresa al utilizar los buses de la empresa Coo-motor fue muy desalentadora: sillas y descansabrazos rotos, el botón de reclinar no funciona; el aire acondicionado lo activan a gusto del chofer, y si lo hacen algún desadaptado abre las ventanillas. La TV no la ponen a funcionar. El control para la velocidad, a la vista del público, se mantiene apagado, y si lo prenden está loco. Los baños hieden. Sobrecupo, gente de pie en el pasillo. El conductor llamando a alguien todo el tiempo, con el celular en la mano, sin manos libres. Aunque al salir del terminal les ponen una banda adhesiva para que no recojan gente, al primer interesado en viajar le abren la puerta y rompen la cinta, que llega rota al puesto de control, etc.

- Julio Cedeño Tovar

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA