Que no sea una norma más

Que no sea una norma más

El eterno problema no son las normas, ya que estamos llenos de ellas, es la concientización.

17 de abril 2018 , 12:00 a.m.

Señor Director: 
Sobre su editorial ‘Una cuestión de civismo’ (14-04-2018), el Concejo de Bogotá aprobó una iniciativa para castigar a las personas que boten al espacio público los chicles y las colillas, entre otros desechos; y es un buen acuerdo. Sin embargo, no es falta de normativa, puesto que el Código de Policía ya lo contempla de una forma más general.

El eterno problema no son las normas, ya que estamos llenos de ellas, es la concientización, es la cívica, es el apego a las buenas costumbres. Es educar a nuestros hijos, desde la casa, en orden, disciplina, pulcritud, respeto y amor a nuestra ciudad. Es una buena norma, esperemos que no duerma el sueño de los justos ni quede reducida a un libro en un anaquel. Muchos países la han implementado con grandes y positivos resultados para las ciudades, y, ante todo, ayudar a descontaminar y mejorar el medioambiente. Por favor, contribuyamos a que no sea una norma más.

- Jorge Humberto Alonso R.
Bogotá

La irracionalidad

Señor Director: 

Los ecuatorianos secuestrados y absurdamente asesinados –Javier, Paúl y Efraín– no estaban armados, no representaban peligro, no cubrían territorios de zona roja, no eran colombianos ni millonarios, solo tenían sus cámaras. Eran dos periodistas y un conductor, ¡tenían familia, amigos, vida...! ¿Por qué ‘Guacho’, un narcoguerrillero criado en las Farc durante más de la mitad de su vida, los asesinó? ¿Por qué este otro cobarde –todo asesino lo es– comete este crimen? ¿Desde la “racionalidad” será posible alguna justificación de los crímenes de tres ciudadanos ecuatorianos y de nuestros ocho jóvenes policías masacrados en días pasados?

Puede ser porque los criminales son entes vivos y nada más. Atribuirles racionalidad a algunos infames individuos de la especie es una ofensa contra el género humano.
Desde Colombia, un saludo de vergüenza y dolor para su familia, que hoy es Ecuador, y para las de nuestros ocho policías colombianos.

- Ilse Bartels L.

Protección a la Amazonia

Señor Director: 

En medio de tanta infortunio ecológico y convivencial, los medios nacionales e internacionales destacan la tutela presentada por un grupo de 25 jóvenes colombianos, liderados por la medioambientalista Gabriela Eslava, quienes reclamaban por el respeto y la conservación de la región amazónica, considerada uno de los mayores pulmones del mundo. Fue así como la Corte Suprema de Justicia ordenó a la Presidencia y a las autoridades nacionales, regionales y municipales adoptar medidas preventivas, obligatorias, pedagógicas y efectivas inmediatas para controlar la deforestación y proteger los derechos fundamentales de los accionantes de la tutela y, en general, de todos los colombianos.

Merece resaltarse que sean los jóvenes los más preocupados por asegurar la supervivencia de la especie humana. Este ejemplo es digno de imitar para las nuevas generaciones.

- Gerardo Dussán D.

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.