Pesadilla y gratitud

Pesadilla y gratitud

La odisea de recuperar un auto de una mujer de 80 años, que fue llevado por una grúa.

14 de enero 2018 , 12:00 a.m.

Señor Director:

El lunes pasado, durante el almuerzo de 80 años de mi suegra, su auto fue llevado por la grúa a pesar de no haber señales y haber seguido las indicaciones del vivo que se ofreció a cuidarlo. La pesadilla de recuperarlo fue indescriptible. Todo el sistema está diseñado para hacer el trámite lo más tortuoso para el conductor, empezando porque el único sitio habilitado queda a 40 minutos, con tráfico liviano, del lugar donde guardan los vehículos. Hacerlo con una persona de 80 años con un problema de movilidad en las piernas es inhumano.

Afortunadamente encontramos a dos personas excelentes, Yolima Chacón en los patios y Amanda (no supimos su apellido) en el módulo B del supercade, que entendieron que las normas pueden convivir con una dosis de humanidad y nos ayudaron a agilizar el proceso (fueron ‘solo’ siete horas en total) antes de que mi suegra colapsara.

A ellas, nuestro más cálido agradecimiento.Juan Antonio Zuleta

Formación en valores

Señor Director:

Qué bueno que vuelvan las clases de historia a los colegios. Ojalá también regresen pronto las de educación cívica y urbanidad e higiene, que también, y prioritariamante, hacen mucha falta. La instrucción académica, que hace doctores, debe ir de la mano de la formación en principios, valores y buenos hábitos, que hace señores.

De lo contrario, tristemente y con dolor de patria, tendremos que seguir viendo muchos brillantes, competentes y exitosos profesionales, corruptos y delincuentes. La educación integral es el mejor antídoto contra corrupción y la degradación social.

Luis Iván Perdomo Cerquera
Bogotá

Los hermanos venezolanos

Señor Director:

Me pareció una nueva salida más para la risa que para la reflexión la del presidente Maduro en el sentido de que los colombianos pasan en busca de medicina y tratamientos médicos gratuitos en Venezuela. Es como decir que los colombianos pasan a buscar comida, cuando sabemos que sus estantes están vacíos. Es otra manera de Maduro para desconocer la crisis de los hermanos venezolanos. Allá, la situación está muy difícil. Por eso tenemos que ser solidarios aquí. Porque he visto que algunos miran con prevención a los venezolanos.

En los grupos humanos hay personas de todas las condiciones, pero la gran mayoría son gente buena, trabajadora, con otro acento, pero iguales a nosotros; que solo nos divide una frontera. Y no olvidemos que ellos nos dieron la mano muchos años, que miles emigraron para allá y llevan nuestra sangre.

Es triste que en un país lleno de riqueza, por cuestiones de política su pueblo pase angustias.

José Francisco Piñeres
Bogotá

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA