Otra muerte por celulares

Otra muerte por celulares

Es condenable que atracadores, por apropiarse de dinero y celulares, asesinen a sus víctimas.

23 de octubre 2017 , 02:50 a.m.

Señor Director:

Es lamentable y condenable que atracadores, por apropiarse de algo de dinero y un teléfono celular, asesinen a sus víctimas. Este fue el doloroso caso de Juan Manuel Campo, a quien dos hombres le quitaron la vida el domingo pasado durante hechos ocurridos en el puente de la estación de TransMilenio de la avenida Eldorado sobre la carrera 30. Era un destacado biólogo e investigador de solo 37 años, egresado de la Universidad Nacional, quien dedicó su vida a trabajar por la conservación de los bosques y la naturaleza. 

Esas dos antisociales que asesinaron a Juan Manuel Campo solo merecen la cárcel de por vida. Son lo peor en una ciudad donde lamentablemente impera la inseguridad en todos los sectores. En el sector donde ocurrió el atraco y muerte del biólogo, según los habitantes del sector de la localidad de Teusaquillo, se han registrado numerosos hechos por parte de los delincuentes que operan en las calles de la capital colombiana. Jorge Giraldo Acevedo

La salud, como Venezuela

Señor Director:

Acerca del editorial sobre Medimás (19-10-2017), el sistema de salud en Colombia es como el Gobierno venezolano: funciona mal, pero nadie puede detenerlo. De hecho, el caos al que nos tienen sometidos las EPS, en especial Medimás, tiene por obvias razones responsables: el Presidente porque ha permitido que se viole el más sagrado de los derechos fundamentales; el ministro de Salud porque nunca logró controlar y reformar el sistema. Y, al final, todos los afiliados, porque hemos sido permisivos ante la serie de delitos que aquí se están configurando.

Wadid de Jesús Arana Delgadillo
Cartagena de Indias

Traumático retorno

Señor Director:

Es totalmente absurdo que se inviertan casi 5 horas de Arbeláez a Bogotá. Efectivamente, hay bastantes agentes de tránsito, pero de poco sirven. El diseño del retorno obliga a todos los carros que entran a llegar mínimo a la avenida Villavicencio -antes se podía entrar por Bosa o por el nuevo terminal del sur-, y, obvio, la congestión es mayor. Y para colmo de males, quienes salen y viven hacia barrios ubicados a su izquierda, los obligan a ir hasta Soacha y volver de nuevo a Bogotá, sumándole más carros al trancón.

Nelson Barbosa


Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA