No dejarse estafar

No dejarse estafar

Estos delitos tienen como elemento común la falta de malicia o exceso de ingenuidad de las víctimas.

11 de junio 2017 , 01:56 a.m.

Señor Director:

‘Crecen denuncias por casos de estafa’, titula EL TIEMPO. Los delincuentes no dan tregua. Los delitos de estafa tienen como elemento común la falta de malicia o exceso de ingenuidad de las víctimas. Hay que estar atentos en esos eventos de mucha generosidad en los que se le dice a la víctima que es ganadora o depositaria de una fortuna caída del cielo. Se generan llamadas que tienen como argumento la angustia de familiares ante situaciones difíciles, en algunos casos suplantan al supuesto familiar.

Las autoridades realizan campañas en las que dan orientaciones para evitar que la gente caiga en los señuelos, pero aun así se siguen presentando muchos casos. Es urgente que la comunidad apele al sentido común y sea un poco más analítica y constate los datos; de no poderlo hacer, acuda a las autoridades y solicite orientación.

Édgar Guillermo Bejarano Ch.
El Triunfo, Cundinamarca

Control a las barras

Señor Director:

Lo que ha ocurrido con las barras bravas, en los últimos días, me retrotrae a la inolvidable época del El Dorado, cuando en Colombia se desarrolló un Mundial de 5 años, dada la procedencia de figuras de Argentina, Brasil, Uruguay e Italia. Precisamente, la llegada al equipo Millonarios de Pedernera, Rossi y el gran Di Stefano dio inicio al campeonato profesional del fútbol colombiano. A diferencia de ahora, cuando asistir al estadio con la camiseta de nuestro equipo se corre peligro de muerte. El Campín de entonces, como el París de Hemingway, “era una fiesta”. Se tienen que tomar todas las medidas para que la familia pueda volver a los estadios. Más cuando hoy hay liga femenina y tiene que haber más respeto, ese que imprime la mujer. El fútbol tiene que unir, al contrario de ser motivo de dolor. Ya hemos padecido mucha violencia en este país, como para que ni los espacios de esparcimiento los podamos disfrutar. Las barras bravas tienen que ser puestas en cintura.

Guillermo Rozo Riveros
Sopó, Cundinamarca

Acuerdo entre minería y ecología

Señor Director:

Se nos acaba el petróleo y aunque haya un nuevo hallazgo el próximo año, aun el país tardaría unos cinco años –como con el gas recientemente descubierto en el mar Caribe– para tenerlo disponible para el consumo. Las muchas consultas ambientales no pueden convertirse en otro escollo que nos prive del preciado crudo, pues el petróleo –hasta tanto no se descubra un sustituto– sigue siendo la leche materna de la economía. Los más altos intereses del país y de su población y de su desarrollo económico deben estar por encima de los intereses locales, en armonía con las prioridades ecológicas. Debemos llegar a un acuerdo para no convertirnos en importadores de gasolina, que sería tan catastrófico como tener que importar café, banano o esmeraldas.

Dalia Monroy

Escríbanos su opinión a: opinion@eltiempo.com - @OpinionET

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA