Medimás: soluciones inmediatas

Medimás: soluciones inmediatas

¿Quién responde por los daños causados a la salud o la vida de las personas?

19 de septiembre 2017 , 12:00 a.m.

Señor Director:
No puedo menos que identificarme con el llamado de atención del editorial ‘No más excusas’, del sábado 16, que revela un problema de actitud frente al respeto debido a la dignidad, la salud y la vida de las personas y, en particular, con enfermos de alto riesgo.

También parece existir un problema de aptitud que se manifiesta en la improvisación para constituir las redes integrales de atención, a partir de una realidad anterior que obligaba a planes de contingencia para priorizar los pacientes en estado de vulnerabilidad orgánica, amparados en la disponibilidad y accesibilidad, elementos de la Ley Estatutaria y los principios de continuidad y oportunidad de atención, así como la prevalencia de los niños. Se les ha fallado a todos.

Es la hora de la verdad y de las soluciones concretas, cierto; las partes implicadas deben acordar soluciones inmediatas. No se pueden estipular tiempos de complacencia, porque ¿quién responde por los daños causados a la salud o la vida de las personas por tratamientos no continuados o no suministrados a tiempo? ¿Y el derecho a la salud? ¿O todo se resolverá con unas estadísticas ‘favorables’?

- César A. Burgos A.
* Vicepresidente de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas

Que nunca vuelva a pasar

Señor Director:

Es triste para un país ver que hombres que encabezan las instituciones que son pilares para su democracia resultan tocados por el monstruo de la corrupción. Le hacen un mal incalculable a la credibilidad, por ejemplo, de la justicia, o del Legislativo. Sobre todo, son pésimo ejemplo o motivo de decepción para quienes quieren tomar los caminos de la vida pública. Lo que corresponde es que haya justicia; porque hay muchos impolutos. Y que se vuelvan a enseñar ética y moral. Lo que se tiene que buscar es que nunca nos vuelva a pasar.Lucila González de M.

Fatalidad en dos ruedas

Señor Director:

Ojalá EL TIEMPO le dedicara un artículo al asunto de las bicicletas en la vía a La Calera. Todos los días, pero en especial los fines de semana, el número de deportistas que escogen esta carretera para su actividad va en aumento. Allí también son muchas las imprudencias, como, por ejemplo, descenso a velocidades que superan los 60 km/h, tránsito en la noche, sin luces de ninguna clase; adelantamiento de vehículos automotores por la derecha, cambiarse de carril sin mirar, no usar casco, etc.

Los sábados y los domingos en la mañana es casi imposible desplazarse en carro, pues es una invasión de ciclas que, avanzando en pelotón, copan los carriles; cuando es en subida, limitan la velocidad, lo que genera trancones monumentales y pone en riesgo sus propias vidas. Es indispensable que haya control y disciplina de esa actividad en una vía que es única para ir a La Calera y, además, carretera nacional, de calzada sencilla y saturada de vehículos, caballos, chivas rumberas, motocicletas y, claro, bicicletas.

- Luis Alberto Ordóñez, Ph. D.

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA