La pólvora de la guerra

La pólvora de la guerra

Hacía días este país no vivía un hecho de violencia como el ocurrido la semana pasada en Tumaco.

09 de octubre 2017 , 01:34 a.m.

Señor Director:

Hacía días este país no vivía un hecho de violencia como el ocurrido la semana pasada en Tumaco, en el que perdieron la vida seis campesinos y otros resultaron heridos. Eso entristece y da miedo. Entristece porque es nuestro pueblo, gente que, en su mayoría, por una u otra circunstancia, terminó metida en una sinsalida, acosada por los grupos armados, los narcotraficantes y por el hambre. Y da miedo, porque esto significa que la paz no llegará pronto a estas regiones cocaleras. Es que la coca es la pólvora de la guerra. Así ha sido. Por eso se debe erradicar; respetando las vidas, claro.Lucila González de M.

Se desconoce la historia

Señor Director:

Magnífico y oportuno el artículo del doctor Fernando Sánchez Torres que alude al olvido de la memoria del fundador de la educación pública en Colombia, el General Santander, en la conmemoración de los 150 años de la Universidad Nacional. Este olvido es generalizado y no ha sido únicamente con la memoria de Santander, sino también con la de Nariño. ¿Cuántos alumnos de colegio saben de verdad quiénes fueron y qué hicieron el fundador civil de la República y el precursor de nuestra independencia? Es triste que en nuestro país ya no exista la cátedra de historia patria, a pesar de los esfuerzos que hacemos desde las academias por preservar la memoria de estos próceres. No olvidemos esta famosa sentencia: “Quienes no ven atrás en su historia están condenados a repetirla”.Pablo Gómez Vargas

Un sancocho en 8 años

Señor Director:

Dadas las predicciones y promesas del alcalde Peñalosa en lo que a descontaminación del río Bogotá para dentro de 8 años es un hecho, si Dios nos da vida, lo invitaremos para esa fecha no a nadar, porque muchos no sabemos nadar, pero sí a un sanchocho de olla en alguna orilla que él escoja del río Bogotá. No tiene que llevar nada, si acaso vestido de baño. El pescado, incluso, lo sacaremos, con algo de suerte, del mismo río Bogotá, señor acalde.Rafael Antonio Córdoba Ardila

Como el cangrejo

Señor Director:

En los últimos años la violencia contra la mujer ha aumentado de manera alarmante en el país. Tristemente, esta problemática es una secuela de nuestra sociedad machista. En vez de mejorar, la situación empeora. La verdad es que ser mujer en este país es un peligro, y da miedo. Es necesario que, además de controles y leyes a nuestro favor, se cultiven dentro de las familias los valores y principios básicos como el respeto. No somos propiedad de nadie, no somos un objeto sexual. ¡Somos mujeres de carne y hueso, que sentimos y vivimos! Hemos vivido en las últimas décadas importantes avances para el reconocimiento de la mujer, pero en los últimos meses y años vamos como el cangrejo. Y eso, en este país que va camino hacia la paz. ¿Cuál es la garantía de paz para las mujeres?

L. Viviana Camacho

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA