La ciencia, desfinanciada

La ciencia, desfinanciada

Si no hay investigación, habremos retrocedido por lo menos 50 años.

31 de agosto 2017 , 12:00 a.m.

Señor Director:
Con sobradas razones, la comunidad académica y científica colombiana se encuentra azorada por el anuncio oficial de que para el próximo año Colciencias recibirá del Estado una disminución considerable en el presupuesto.

Así será imposible el desarrollo académico, científico, empresarial y social. Si no hay investigación, habremos retrocedido por lo menos 50 años y estaríamos expuestos a serias dificultades en materia de salubridad, nutrición, producción de alimentos, conservación del medioambiente y calidad de vida. La investigación es un valor imprescindible en la formación del profesional de hoy, y su ausencia hará que muchos profesionales tengan que abandonar el país. Además, “Colciencias es un elemento integral en el proyecto de nación y construcción de paz” en que todos estamos comprometidos.

Gerardo Dussán D.

Declaraciones aterradoras

Señor Director:

Me refiero a su editorial ‘Una declaración aterradora’ (30-8-2017). Lo sucedido con la justicia sobrepasó, de lejos, nuestros peores temores. Si los principales líderes de los poderes públicos se comportan como “auténticos exponentes del hampa”, qué podemos esperar de la institucionalidad. Parecería que todo funcionario estatal tiene su precio hasta que no demuestre lo contrario. Hay que decirlo: en este país, aunque hay excepciones, claro, nadie consigue un contrato, un trabajo, un trámite, una decisión jurídica o administrativa importantes si no hace ‘lobby’ y se ceban jueces, congresistas, auditores, superintendentes, etc. Esto no es nuevo, es inherente a nuestra cultura política y sus perversos incentivos. Hasta que no se empoderen y despoliticen las veedurías ciudadanas y se les otorgue carácter de interés público a las ejecuciones de contratos, a procesos judiciales y decisiones gubernamentales relevantes, con acceso libre a la ciudadanía, nunca habrá transparencia.Carlos H. Quintero B.

Salvar las especies

Señor Director:

En los bosques y selvas de Colombia, muchos animales en vías de extinción claman por ser protegidos, cuidados y preservados. Colombia es un país rico, con dos mares y 63.000 millones de hectáreas de bosques y selvas, en las cuales habitan miles de especies únicas y fauna silvestre, que se acaba cada día que pasa por la indiferencia y el abandono nuestro hacia los seres.

En Colombia, el tráfico de animales es el segundo más lucrativo, después del narcotráfico. Animales como el oso de anteojos, el jaguar, el delfín rosado, el tiburón martillo, la tortuga golfina, entre otros, son víctimas del poder y el egocentrismo del hombre. Desde las ciudades tenemos la capacidad de cambiar el tráfico de animales fortaleciendo los sistemas de control y generando conciencia, responsabilidad y cultura respecto a la compra ilegal de animales, como aves (canarios, guacamayas, loros), tortugas, peces, ranas. Todo por la urgencia de salvar y preservar el ecosistema, la fauna y biodiversidad de nuestro país.L. Viviana Camacho

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA