La alegría de la paz

La alegría de la paz

Hemos debido izar nuestras banderas en señal de bienvenida a este grandioso acontecimiento.

29 de junio 2017 , 12:00 a.m.

Señor Director:

Desde niña he convivido con la guerra en nuestro país, y este martes, por primera vez, sentí que lo que nunca esperé conocer se dio: la paz consolidada con las Farc. Este martes hemos debido izar nuestras banderas en señal de bienvenida a este grandioso acontecimiento.

No faltará quien considere que lo logrado por las partes vale poco, pero el hecho de saber que en el hospital de los militares, que hasta no hace mucho copaba su capacidad de atención para los heridos en combate, ahora eso pasa a la historia; 7.132 armas menos, y así mismo esa cantidad de muertos o lesionados, además de 6.803 exguerrilleros que ahora piensan en algo diferente a la guerra.

Ojalá los gobiernos, el saliente y los siguientes, cumplan sus promesas y aprovechen este recurso humano para bien de todos los colombianos, pues hay muchos que quieren estudiar y ser mejores para la sociedad. Otros quieren trabajar el campo, despensa de las grandes ciudades. Siento infinita alegría y doy gracias a Dios por haberme permitido vivir este día.

- Amparo Ardila

* * * *
Señor Director:

La tenacidad y la obstinación del presidente Santos por la consecución de la tan añorada paz son las que nos traerán “la oportunidad soñada de vencer los radicalismos sin seguir atados al odio, sin perder la vida en la desazón de la guerra”, como lo dice el editorial de ayer, 28 de junio, de este diario. La entrega de armas por las Farc a los representantes de la ONU es uno de los objetivos que se impuso el mandatario, y lo está logrando. Esto nos llena de esperanza y tranquilidad.
El periodista David Brinkley escribió: “Una persona exitosa es aquella que puede construir cimientos sólidos con los ladrillos que sus críticos arrojan”.

- Luis León Galeano Garavito
Bogotá

La que pierde es Bogotá

Señor Director:

En su editorial del 27 de marzo hacen un recuento sobre el gobierno de Peñalosa. Realmente, un grupillo de personas quiere, a las buenas o a las malas, sacar al Alcalde con criterio meramente político. En ningún momento se han hecho comentarios sobre incumplimiento de su gestión. Los enemigos del Alcalde nunca hacen mención a que la ciudad estuvo prácticamente 12 años desgobernada; a que los últimos alcaldes que han pasado por el palacio Liévano lo han hecho pensando en una plataforma de lanzamiento a la presidencia, como claramente lo expresó Samuel Moreno. Uno ve que Peñalosa va despacio, pero obrando con criterio de honradez. Total que dejémoslo gobernar.

¿Quién va a asumir los gastos que conlleva el pedido de revocatoria? ¿Quién es la persona que conoce de urbanización avanzada a nivel de otras capitales del mundo? Los enemigos del doctor Peñalosa, ahora que se aproximan las elecciones presidenciales y colegiadas, tienen una bonita oportunidad de demostrar lo que son capaces de hacer, sin destruir lo que ya está hecho.

- Gabriel Vanegas Cantor
Bogotá

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA