El flagelo de la escopolamina

El flagelo de la escopolamina

Este es un delito que afecta a miles de personas y muchas veces se queda solo en el drama familiar.

12 de junio 2017 , 02:31 a.m.

Señor Director:

Ya sabía uno del peligro de la escopolamina. Y me causó, como imagino que al país entero, indignación el caso del doctor Fabián Herrera en Bogotá, a quien las bandas dedicadas a este terrible delito le causaron la muerte, según se conoce en los medios.
Este es un flagelo escalofriante que afecta a miles de personas y muchas veces se queda en el drama familiar; 964 denuncias este año, aparte de las que no se presentan, es una calamidad pública, es un drama de inseguridad mayúsculo en cualquier sociedad.

¿Qué hacer?

Otro lector lo propuso: que se le dé la categoría de secuestro agravado y extorsivo y que los delincuentes capturados paguen unos 40 años de cárcel. Pero que los jueces no digan que mal capturados, que no son un peligro para la sociedad, que no tenían antecedentes. No. Son criminales, de los peores. Y que se denuncie y se dediquen todos los investigadores posibles a este delito, al que todos estamos expuestos.

Pedro Samuel Hernández
Bogotá

El peligro del Homónimo

Señor Director:

Causa indignación e impotencia el caso de Johana Ospina, quien estuvo detenida injustamente 11 días en una cárcel, incluyendo paseo denigrante de la policía entre estación y estación. Si miramos detenidamente, un delincuente con delito palpable es liberado y, en el mayor de los casos, condenado a casa por cárcel. ¿Por qué razón no se cotejaron huellas o agotaron todos los recursos antes de ponerla a pagar por cosas que nunca cometió?

Da miedo salir del país, pues uno corre el riesgo de ser capturado ‘por si acaso’ si es confundido por un homónimo. Definitivamente, ¡qué remedo de justicia la de nuestra querida Colombia!Armando Rey Blanco

Sobre el paro de maestros

Señor Director:

Tengo 2 observaciones respecto al paro de maestros:

1) A propósito de su artículo del miércoles 7 de junio ‘Marchas colapsaron varias vías de Bogotá’, en el cual el presidente Santos dice: “Con los maestros hemos sido también muy generosos...”, quiero decirle al señor Presidente que el tema con los maestros no solo es de generosidad. Se trata de las personas que están educando a las nuevas generaciones, y el Gobierno debe pensar en ellos como los formadores del futuro del país.

2) Ahora, por otro lado, también es importante que los educadores sean conscientes del mensaje que les están dando a nuestros niños, en el cual les dicen que todo se soluciona con un paro.

Maestros, recuerden que ustedes también son ejemplo para los niños, “La palabra convence, pero el ejemplo arrastra”. Así que todo lo que ustedes hagan los niños lo están observando, y tomando atenta nota de cómo se arreglan las cosas. Así que, por favor, sean un buen ejemplo para las futuras generaciones.

Carolina Ortega R.
Bogotá

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA