Ciclistas, motos y civismo

Ciclistas, motos y civismo

Las estadísticas muestran un aumento preocupante en las muertes de ciclistas y motociclistas.

15 de septiembre 2017 , 12:00 a.m.

Señor Director:

No existe la menor duda de que es una tragedia dolorosa la muerte de cualquier persona, sea ciclista o no. Las estadísticas muestran un aumento en las muertes de ciclistas y motociclistas, por lo cual es necesario analizar las causas y no limitarse a inculpar a unos y otros.

La verdad, existen conductores imprudentes que invaden el carril que no les corresponde, pero también ciclistas que, habiendo ciclorruta, prefieren arriesgarse invadiendo la calzada para los automóviles. He visto a muchos de ellos cruzar las esquinas sin detenerse a mirar siquiera si viene o no un vehículo. Han cogido la mala costumbre de los motociclistas de hacer malabarismos y meterse entre los carros, y así por el estilo. Me parece bien que tengan prelación, pero eso no significa abuso, por lo que las autoridades deben estar pendientes. Con respecto a los motociclistas, deben tener regulada la velocidad en las ciudades, con un límite establecido, y sancionar a los que hacen maniobras cruzándose entre los carros.

- Álvaro Barrero Buitrago

* * * *

Señor Director:

Que este año vayan, solo en Bogotá, 18 ciclistas muertos es muy triste. Son de imaginar el dolor y el drama para cada hogar. Todo esto es producto del desorden del transporte en la ciudad, de la falta de cultura ciudadana, de la carencia de señalización y, además, de que no tenemos un transporte digno y suficiente. La bicicleta se volvió un vehículo indispensable, lo usan todo tipo de personas, pero no hay la conciencia necesaria de respetarlos, de no echarles el carro. Claro, también hay imprudencia de muchos de ellos. Se necesita cultura del respeto, la cual se ha perdido. Y esta arranca en campañas institucionales, pero en especial en los primeros niveles de educación. El civismo de todos puede salvar vidas.

- Lucila González de M.

Problemas de Cartagena

Señor Director:

Acabamos de llegar de la llamada Ciudad Heroica, donde estuvimos en la zona de Morros. Es lamentable lo que experimentamos: las playas con gran suciedad, desechos, botellas por todo lado. Y ahora circulan por ella carros, camionetas, taxis, motos, bicitaxis a toda velocidad. La justificación es la obra de la autopista. Y cómo contestan muchos taxistas: “Como hasta el alcalde está en la cárcel...”.

Lo que no ha cambiado es el hostigamiento de los vendedores informales ni, lo más lamentable, el abandono de la niñez, una bomba de tiempo que a los políticos de la región no les duele. ¡Qué dolor de patria, qué tristeza con Cartagena!

- María Idamis García

No renuncia

Señor Director:

¿Una teta tan buena como la del magistrado Malo quién la suelta, si esos puestos no son apetecidos por el deseo de servicio, sino por la calidad del sueldo? Por eso, hasta que no se regulen esos mal llamados honorarios, seguirá la rapiña por los cargos y no se verá la honestidad.

- Jaime Vanegas Cantor
Bogotá

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA