A Dios rogando y palmas cortando

A Dios rogando y palmas cortando

Colombianos con ramos de palma de cera pidiendo que se nos libre de estos desastres en el futuro.

12 de abril 2017 , 12:00 a.m.

Señor Director:
El domingo pasado se dio inicio a una Semana Santa en la que los colombianos hicimos gala de fe y piedad. Semana Santa acompañada de dolor y tristeza por las tragedias ocurridas en los últimos días, pero con esperanza de que las cosas van a cambiar, o por lo menos a mejorar. Sería bueno preguntarnos cuál es el origen de tanta tragedia, pues de alguna manera en mayor o menor grado todos los colombianos somos responsables, no nos interesa prevenir las catástrofes que hemos visto y las terribles que se avecinan.

Deforestamos sin pensar en nada, contaminamos tierras, aire, ríos y mares, hemos reducido la fauna en un alto porcentaje. Y cuando viene el evento lloramos y hacemos cadenas de ayuda, pero sin acordarnos por qué ocurrió. El domingo veíamos en todas las iglesias a los muy piadosos colombianos con ramos de palma de cera pidiendo de rodillas que nos libre de estos desastres en el futuro, pero sin palmas de cera ni árboles en las riberas de los ríos ni loros orejiamarillos. ¿Será que el que reza y peca empata?

Carlos Alfonso Vargas Pérez

* * * *
Señor Director:

Me refiero a su editorial ‘Tiempo de reflexión ambiental’. Este debe ser siempre, pero, dadas las circunstancias del crudo invierno y de la época de Semana Santa, son más que oportunas sus recomendaciones, que ojalá muchos acatemos. Porque está de por medio la vida.

Por ejemplo, se debe tener máximo cuidado al viajar, estar conectados a través de la tecnología, llevar los vehículos en buenas condiciones y ser respetuosos de las normas. Se debe reflexionar sobre cómo maltratamos la naturaleza. Porque deforestamos, perforamos la tierra, desviamos ríos, los contaminamos, traficamos con madera, además construimos donde no se debe. ¿Y los alcaldes? ¿Y las CAR? Por favor, más conciencia ecológica. Esta hay que enseñarla desde las aulas.Lucila González de M.

Acabar con el machismo

Señor Director:
La apuesta por acabar al fin con el machismo, como lo titula EL TIEMPO, es un programa de la Secretaría de la Mujer del Distrito Capital. Vale la pena apoyar esta iniciativa, porque ataca uno de los factores que más generan violencia de género. Lo bueno es que lo percibe desde lo cultural, es decir, desde esa herencia generacional de costumbres mal concebidas que han creado pactos implícitos en el inconsciente colectivo, arraigando estereotipos que han incubado una jerarquización sexista posesiva y unos roles excluyentes en la educación y formación de los dos sexos.

Esta jerarquización machista permitió que se construyeran paradigmas egoístas y se formaran concepciones de infravaloración de lo femenino. Ello ha hecho que se mire a la mujer como un ser inferior, no como ese que está en igualdad de condiciones y que merece todo el respeto. Nada justifica la violencia de género, ningún sexo es superior a otro, son distorsiones culturales que hoy no tienen ninguna valoración.

Édgar Guillermo Bejarano Chávez
Bogotá

Escriba su opinión a: opinion@eltiempo.com - editorial@eltiempo.com - @OpinionET

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA