Javier Bertucci, el pastor que hace campaña repartiendo sopas

Javier Bertucci, el pastor que hace campaña repartiendo sopas

El candidato venezolano le hace frente a Maduro con un eje concreto: la fe para salir de la crisis.

Javier Bertucci

Bertucci es respaldado por su partido, Esperanza por el Cambio.

Foto:

AFP / Luis Robayo

17 de mayo 2018 , 03:06 p.m.

Javier Bertucci, un pastor evangélico de una iglesia cristiana, se desligó de la disputa entre el chavismo y la oposición para abogar por la religión como forma de salir de la crisis en Venezuela, que celebrará elecciones este 20 de mayo. Con un partido político minoritario, Bertucci se sirvió de su carisma, su oratoria, y de platos de sopa para atraer votantes.

Bertucci se hizo un nombre dentro de la comunidad evangélica, pero era poco conocido dentro del panorama político del país. Ahora, con el respaldo de su partido, Esperanza por el Cambio, el pastor evangélico cierra su campaña ocupando el tercer lugar en las encuestas de intención de voto y rodeado por una comunidad sólida de fieles y seguidores.

Más allá de su rol en la Iglesia, Bertucci también es dueño de varias empresas nacionales e internacionales de suplementos médicos y de alimentos, en un país que cada vez se ve más azotado por la crisis económica y social que ha dificultado la accesibilidad a estos bienes. Es por esta misma razón que, en plena campaña presidencial, Bertucci se ha encargado de recorrer las zonas más abandonadas del país para llevar sopa, porque según él, “el clamor de un pueblo con hambre ha subido al cielo”.

Sin embargo, el pastor evangélico no ha sido ajeno a los escándalos. En 2010 fue acusado de contrabando, presuntamente por intentar enviar gasolina a República Dominicana. Pasó tres días en prisión y seis meses en arresto domiciliario. Su nombre también hizo parte del escándalo de los Panamá Papers por supuesto uso de paraísos fiscales.

Durante su carrera a la presidencia, Bertucci se enfocó en hacer énfasis en los valores cristianos y en la crisis económica que atraviesa el país, más allá de las batallas políticas entre el oficialismo y el antichavismo. Definiéndose a sí mismo como “conservador”, sus planes son reactivar la economía del país y abrir un canal humanitario para superar la crisis.

Pero el eje de su campaña es la religión. Durante su gobierno propone “lograr un país de devotos”, en el cual el evangelio tome un papel principal, pues considera que el 93 por ciento de los venezolanos “son de tendencia cristiana”, así no sean devotos.

Bertucci también aboga por la libertad de prensa, por lo que cancelaría todos los canales a servicio del Gobierno y que sirven como plataforma de propaganda para el oficialismo, pero afirma que, de ser elegido, será obligatorio emitir “la palabra” todos los domingos, por radio y televisión.

A medida que transcurrió la campaña y Bertucci se consolidó entre sus seguidores, se planteó la posibilidad de buscar una alianza con Henri Falcón, el principal candidato opositor, pero los intentos fallaron, según Bertucci, porque ninguno de los dos quería abandonar la carrera.

Bertucci propone un modelo diferente: salvar a su país a través de la fe, en una Venezuela donde la mayor facción opositora llama a la abstención y donde un gran porcentaje de la población se mantiene escéptica frente a los comicios. “Voy a cambiar la política por los valores cristianos”, sentencia.

INTERNACIONAL
*Con información de Efe

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.